Modo día

En este artículo acerca de Sir Walter Scott se ilustra cómo el romance histórico, género en el que el que éste fue uno de los precursores gracias a su gran potencial de ficción y narrativa, contribuyo a dar lugar a la novela moderna. El género de Scott fue fruto de poco tiempo, pero se impregna en toda la trama ficticia del período posterior. Para su obra, Scott se ayudó de los poetas e historiadores filosóficos del pasado, asimiló el mundo de ficción de romance con el mundo real de la historia, añadió a la misma un elemento dramático y los mundos de ficción de sentimiento, tragedia, comedia, picaresca y sátira. Además, los críticos aseveran que Shakespeare y la Biblia han influido notablemente en la obra de Scott.  Esta nueva forma de ficción influyó en los novelistas del siglo XIX y XX de todo el mundo.

Un examen detallado de la novela post-romántica revela que la tradición de Walter Scott no estaba simplemente en vías de desaparición, pero se impregna en el mundo ficticio de su período posterior, ayudando a configurar así la novela moderna del siglo XX. Contribuyó a la nueva forma de un género “femenino” dominado por escritoras como Ann Radcliffe,  María Edge o Jane Austen. Scott creó su “grave” y “masculina” forma de ficción mediante la asimilación en la novela, elementos de la épica, el romance y la historia. El interés de Scott, en baladas tradicionales, su afición por los temas de la Edad Media y su tendencia reaccionaria para oponerse a los ideales de la Revolución Francesa, dio una nueva dimensión a su nueva forma de escribir. Por lo tanto, el modelo de la ficción de Scott se hizo mucho más compuesto y amplio que la novela social. Cuando Jane Millgate encuentra el origen de las novelas de Waverley en el romance medieval, Jerome Mitchell rastrea las fuentes de Scott a Chaucer y el romance medieval, sobre todo, los romances del inglés medio. George Dekker encuentra en Scott la influencia de los poetas e historiadores filosóficos que éste había leído en su juventud; el renacimiento romántico con su entusiasmo por las cosas antiguas, la novela gótica. Por ejemplo, Goethe y su drama histórico bebe del mundo ficticio de Walter Scott. Dekker encuentra muchas cosas en común en la obra de Werther: un ideal caballeresco retomado que persigue el amor de una dama.

Dekker observa: “Scott inaugura la tradición del romance histórico con un arrostramiento Cervantesco del antiguo libro de caballería” Scott estaba dispuesto a declararse a sí mismo en el lado de cualquiera de romance o novela; llamó a su ficción “composición romántica”, un término que se escapa de la distinción. Sin embargo, como los comentarios Earnest Barker “Con todos sus predilecciones románticas Scott no podía evitar ser un realista”

Scott utiliza el novedoso término para señalar una innovación en el campo de la ficción. Para él, la principal atracción del romance fue su capacidad para demostrar varias técnicas y mostrar de los casos grandes problemas históricos. Sin embargo, siempre deja a sus lectores entre sus líneas atisbos para que sea difícil discernir entre la ficción y la historia. En él, los dos modos están estrechamente entrelazados y no se distinguen unos de otros. Sobre la escritura de Scott, James Kerr comenta: “El límite entre la ficción y la realidad, el romance y la realidad, se cruza y vuelve a cruzar en varias ocasiones sin preocuparse mucho para mantener la coherencia filosófica y genérica. Si la historia subvierte el romance, a continuación, el romance, a su vez, altera la historia, no sólo ablandando y borrando sus contornos ásperos o cambiando sus colores ligeramente, pero en realidad reinventa el pasado, haciendo una nueva historia fuera de la historia” En el caso de Cervantes, Don Quijote trata de demoler la tradición romántica, mientras que Scott utilizó su romance histórico con intención de buscar un terreno neutral entre el romance y realismo con la disposición de un “compromiso británico”

La tradición de Scott combina lo real con lo maravilloso en un territorio neutral. La estrategia de ficción de Scott para la creación de su género mixto trataba de asimilar ciertos acontecimientos históricos en un modelo formal que tomó prestado de la tradición romántica. Por lo tanto, hizo de sus históricas románticas fronteras genéricas transversales. Cuando los héroes de ficción de Scott ocupan los acontecimientos históricos, la historia se ficcionaliza; simultáneamente con este proceso, los héroes de ficción empujan a sus homólogos históricos del escenario central, y ocupan su posición; por lo tanto los personajes de Scott están un tanto “desfamiliarizados de la historia” Para superar las deficiencias de la historia, Walter Scott se vio en la necesidad de dejar espacio para una libre interacción de los hombres con su entorno social. Como escribe Lukács: “La inclusión del elemento dramático en la novela, la concentración de los acontecimientos, la gran importancia del diálogo, es decir, el intento de retratar la ficción en realidad histórica como que en realidad era”. Cuando el romance histórico trae la historia y la ficción para el mismo ámbito de la experiencia, al lector le resulta difícil separar los hilos de la historia de las pinceladas de la ficción. Esto sucede porque, como el psicólogo JJ Gibson observa, “Los eventos son perceptibles pero el tiempo no lo es” Scott presenta en sus obras el patrón binario, su “luz” y “oscuridad”. Sus héroes, heroínas y villanos estereotípicos: estereotipos tradicionales que han sido reconocibles desde el período de los clásicos de la antigüedad. Ejemplos de tales estereotipos podemos verlos en Homero, Shakespeare, Dickens, Thackeray, Eliot, Hardy y muchos otros. Scott, en su ficción,  ha creado creado personajes estereotipadas que proporcionaron modelos frescos para los escritores posteriores. Las tres importantes estereotipadas “light” – pares “oscuros” que introdujo son Rose Bradwardino y Flora MacIvor de Waverley, Jeanie y Effie decanos del Corazón de Mid-Lothian, y Rowena y Rebecca de Ivanhoe.

Se habla de la novela de Walter Scott como una  “espiral de movimiento histórico” que tiene su origen en sus obras histórico-ficticias. Dos tipos de movimientos históricos están implicados: un desarrollo continuo que pasa por una serie de fases, y un movimiento de la desaparición seguido de reaparición en una forma modificada. Estas dos modalidades no son excluyentes: una forma de repetición cíclica se superpone sobre una secuencia lineal, y lo que esto significa es que sucede un movimiento histórico en espiral. En el caso de Scott, su forma clásica surge de la gran novela social y luego, enriquecida por una actitud histórica consciente, fluye de nuevo en el último. Por un lado, el desarrollo de la primera novela social hace posible la novela histórica; en el otro, la novela histórica transforma la novela social en la historia genuina de la presente, una auténtica historia de las costumbres, lo que la novela del siglo XVIII ya estaba esforzando en las obras de sus representantes más eminentes. Por ejemplo, la novela social de Richardson y Fielding, en las manos de Scott, se ve enriquecida por una actitud histórica consciente y combina en su historia el realismo y el romance, y luego transforma la novela social en una historia verdadera de la presente y una auténtica historia de las costumbres. Esta nueva forma, la encontramos en la novela de escritores como Balzac , Stendhal, Flaubert y Tolstoy- que se transforma en novela moderna- que persiste a día de hoy y cada vez va llenando más librerías.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here