Las versiones oficiales del gobierno de Venezuela indican que fue un atentado contra la vida del presidente Maduro, culpando a la derecha venezolana/colombiana, el presidente del vecino país Juan Manuel Santos y el imperialismo norteamericano como es de costumbre en sus alocuciones.

 Pero son solo eso lo que el poder venezolano dice que es, no necesariamente es la verdad, dichas versiones dadas por el ministro de comunicaciones Jorge Rodríguez deben ser contrastadas y verificadas, como cualquier hecho que ocurra sobre todo en un contexto donde el gobierno venezolano esta acostumbrado a mentir, en un estado que la información solo la maneja y la controla el gobierno nacional.

Simultáneamente a este hecho “curiosamente extraño”, se produce  la militarización de las instituciones y el control sobre la sociedad, una inflación que el FMI pronostica que llegue al 1.000.000% al finalizar el año, presos políticos, crisis social y política, el quiebre de las empresas estatales (PDVSA, CORPOELEC, etc) escasez de alimentos y una diáspora de los venezolanos que huyen de una crisis donde no consiguen futuro, aquejando día a día a dicha población.

 Al intentar analizar esta información y escuchar su descripción de los hechos, Nicolás Maduro dice “Ese dron venía por mi pero había un escudo de amor que siempre nos protege” y al poco tiempo su discurso cambió drásticamente al amenazar con una guerra civil contra todos los que se opongan a él.

 Debido a este curioso atentado dada la situación del país, la agencia Associated Press asegura que “varios bomberos” presentes en el lugar de los hechos “contradicen” la versión gubernamental venezolana, pues se trató en realidad de una bombona de gas en un apartamento cercano.

¿Qué puede significar esto? ¿mayor represión contra los que piensen diferente al gobierno? ¿distraer la atención del venezolano y del mundo con relación a la grave crisis que viven en Venezuela?, nadie lo sabe, ya que solo tenemos las imágenes y los videos del momento junto con una declaración oficial donde de forma inmediata y casi olímpica tienen “la verdad”. Supieron cuantos drones eran, el tipo de explosivo y quién era el objetivo de lo que determinaron como un atentado contra el presidente de esa nación. Disculpen el escepticismo pero como dicen en Venezuela “la mentira también tiene patas cortas”


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here