Modo día

 

El desenlace de los dos últimos partidos de la fase de grupos acontecidos en la tarde del lunes, fue inesperado debido a la actuación del videoarbitraje.

Tanto la Selección española como la portuguesa tenían prácticamente asegurado su pase a la siguiente fase de la competición, tan solo tenía que decidirse quién pasaría como primero de grupo y quién como segundo.
Llegados al minuto noventa de los dos partidos, parecía casi definitivo que los portugueses serían primeros, pero la nueva tecnología de arbitraje hizo que la clasificación del grupo cambiara completamente.
El VAR dio por válido un gol de Iago Aspas que empataba el partido para los españoles y que el árbitro asistente había anulado al principio por fuera de juego.
En el caso de Portugal, la selección rival logró empatar gracias a una jugada revisada por el videoarbitraje que acabó siendo penalti y dejaba a los lusos empatados a puntos con España, siendo esta finalmente primera de grupo por la diferencia de goles marcados.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here