Charla en el Congreso

Pablo Casado, el nuevo presidente del Partido Popular y candidato del mismo partido a la Presidencia del Gobierno, se reúne a estas horas con el equipo de Soraya Sáenz de Santamaría, ex vicepresidenta del gobierno y exportavoz del grupo parlamentario popular, además de con María Dolores de Cospedal, exministra de Defensa y expresidenta de la Junta de comunidades de Castilla-La Mancha, las dos principales adversarias del proceso de primarias. Lo hacen en el Congreso de los Diputados, donde los tres son parlamentarios junto con otras figuras como Juan Ignacio Zoido o Fátima Báñez, sin cámaras pero visibles en algunos pasillos. Se ha filtrado a este respecto que la conversación entre Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado en privado duró solamente media hora.

¿Soraya, fuera; Maroto, dentro?

La segunda, que apoyó posteriormente a Casado y supuestamente tiene ya garantizada una plaza en el nuevo PP, media entre el ganador y la perdedora para garantizar una integración efectiva en la nueva ejecutiva popular y en los futuros cargos del partido. Hay que recordar que Casado, como presidente del partido, tiene potestad para permitir las candidaturas provinciales y autonómicas, y que puede jugar con esa baza para garantizar un buen puesto a todos los candidatos de la semana pasado a cambio de una paz consensuada. En concreto se rumorea con la posibilidad de ofrecer a Santamaría la posibilidad de luchar por la presidencia de la Comunidad de Madrid en las próximas autonómicas, todo esto obviando la resistencia que Ángel Garrido, sucesor de Cristina Cifuentes tras su polémica salida por el caso Máster (que puede salpicar al recién nombrado presidente tras haberse imputado a varias estudiantes del mismo máster y haberse preguntado al Supremo por su condición aforada), pudiera tener al respecto. Con este rumor se deduce que Santamaría no tendría la Secretaría General del partido (como por otro lado se esperaba) y cobra fuerza Javier Maroto como posible hombre en ese cargo (quien es amigo personal del exsecretario de comunicación y adalid de su candidatura desde el principio de la carrera de las primarias del Congreso Extraordinario).

Aznaristas y Losantos

Pablo Casado quiere curar las heridas del Congreso del partido para plantar cara cuanto antes al gobierno de Sánchez, máxime cuando la portavoz del Gobierno ya no descarta elecciones generales tempranas. Por eso invitó a José María Aznar, muy crítico y distante con la anterior dirección hasta el punto de haber desligado FAES del PP, a Génova al poco de ganar, queriendo así enviar un guiño a sus electores más aznaristas conservadores. También acudió al programa de radio de Federico Jiménez Losantos, donde desgranó sus principales líneas de actuación (bajada de impuestos, defensa de la nación española y defensa de la familia) y su visión crítica del gobierno socialista de Pedro Sánchez. “El Partido Popular ha vuelto; y lo ha hecho para reivindicar una política de ideas en donde he planteado unos principios transversales, que son los valores que siempre nos han identificado como partido” tuiteaba hace dos días.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here