Modo día

Mucha gente intenta, a lo largo de su vida, en un rosario de intenciones de Año Nuevo, apuntarse al gimnasio y aprender un idioma, generalmente inglés. Pero suelen fracasar en ambos casos, especialmente en este último. ¿Acaso los españoles somos unos ineptos para estas cosas? La respuesta es negativa y a continuación te propongo diez pistas para que, si este verano te lo propones, puedas aprender decentemente una lengua.

  1. Estudia todos los días: es importante la constancia. Es una verdad universal que es mejor estudiar un poquito, pero todos los días, que meterse cuatro horas en un sólo día. Con sólo diez minutos al día es más que suficiente. Prepara un repaso y un avance: mira lo que aprendiste los días anteriores y aprende cada día algo nuevo. Hazlo en el bus, en el metro, en el baño… Aprender el idioma será parte de tu vida, tu nueva mascota, tu nueva pareja: así pensado no lo abandonarás. Y recuerda: diez minutos es más que suficiente.
  2. Estudia todos los ámbitos: el oral, la comprensión oral, la escritura y la comprensión escrira, la jerga, la gramática, etc. son algunas de las secciones de un idioma que son indispensables para aprender. No te centres en una únicamente.
  3. Estudia la gramática del idioma en tu lengua: lo primero que debes hacer es, si hablas español, cogerte un libro de gramática del idioma en tu lengua nativa y echarle un vistazo. Léelo entero una primera vez aunque no te lo aprendas. Debes en primer lugar familiarzarte con la jerga, con su conjugación, declinación, tonos, etc. Que el idioma te suene, te cante. Que ya le pilles el truco. Para ello puedes comprarte un libro de Vaugham o de Dummies (Francés para Dummies, por ejemplo).
  4. Descárgate Duolingo, Memrise y Mondly: las tres son aplicaciones móviles totalmente gratuitas que puedes emplear en el móvil y en el ordenador. Te recomendamos fervientemente Duolingo para practicar la gramática del idioma nada más comenzar y Memrise para aprender vocabulario. En esta última puedes crearte tú sólo cursos para memorizar palabras con su traducción: por ejemplo, para aprender los phrasal verbs ingleses o falsos amigos del francés.
  5. Busca un compañero de idiomas. Si vives en una gran ciudad podrás buscar a alguien con quien practicar el idioma de forma gratuita. No hará falta pagar nada. Consejo: poned cronómetros en los móviles para obligaros a hablar cinco minutos en ese idioma sin posibilidad de usar otro. Luego cambiáis. Aprovechad para preguntaros dudas gramaticales y trucos de pronunciación.  Si buscas un profesor no desprecies a un profesor no nativo: un español podrá explicarte con más sencillez y relación los entresijos de una lengua porque en su momento la estudió como tú.
  6. Repite como un burro las frases: aprende de memoria (sí, de memoria) frases completas aunque al principio no las entiendas. Ahorrarás tiempo si te aprendes el primer día “I need my breakfast” entero aunque no entiendas lo que signifique “need” ni “breakfast” que si intentas aprender cada palabra indivialmente. Esto además te será útil para aprenderte las palabras principales.
  7. El primer día del curso haz la locura de aprenderte las palabras más importantes de la gramática: los pronombres personales o posesivos, cómo hacer negaciones, etc. Si ves que progresas te sentirás más animado.
  8. Fustígate, haz un salto cuántico y grábate: exígete más cuando veas que estás en un buen nivel. Busca expresiones más complejas y podcast que te cuesten más. Cada día debes sudar un poquito. Haz un salto cuántico: cuando llevas tres o cuatro meses y tengas media soltura sube de nivel y avanza más en las Apps o en la gramática que estás leyendo: exígete más o no avanzarás. Grábate cada mes o cada pocas semanas hablando tú solo en ese idioma: cuando lleves un mes alucinarás con la soltura que tienes; pero, cuando lleves tres estarás boquiabierto con la capacidad que tienes en esa lengua.
  9. Youtube y los podcast son tus colegas. Busca youtubers de tus temas favoritos y mira sus vídeos. Por ejemplo;
  10. Sigue en RR.SS. a periódicos y personas en esos idiomas aunque no los entiendas completamente. Cada vez que veas una noticia intenta traducirla mentalmente y luego mira la traducción de Twitter por ejemplo para comprobar los errores. Repítela varias veces para que te suene el sonido de la palabra. Escribe, copia, repite frases que te cuesten para que te cuesten menos: colócalas en post-its cuando sean especialmente complicadas, para verlas cada vez que entras en tu habitación.

Un consejo más: ¡diviértete en el proceso! Mira tus series favoritas en ese idioma, estudia con un amigo y corregíos mutuamente, descárgate música en esa lengua y acuéstate con el diccionario (If you know what I mean).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here