Modo día

 

Algunos dicen que hubo ofertas de retirada, de hacer un Cifuentes

Como en una tragedia, o en una comedia, se fraguó: los peneuveistas traicionaron el compromiso con el Partido Popular y apoyaron a Sánchez. La incredulidad dio paso al horror. Los vascos, tan serios y responsables, aquéllos de sangre fría y exiguos en palabras, parecían haber cambiado de parecer por razones ignotas tras la aprobación de los presupuestos. Las inversiones vascas eran el bombón que se vendía para el voto verde y se suponía que el interés movería a los nacionalistas a abstenerse al final, conscientes de que, de lo contrario, auparían a enemigos poco interesantes, v. g. los naranjas de Rivera, archienemigos del cupo, en hipotéticas elecciones. Algunos dicen que hubo ofertas de retirada, de hacer un Cifuentes mutatis mutandi, mas por codicia rajoyiana o por sadismo del PNV hubo una traición letal de la que el PP no sabe si se recuperá. Lo que no se esperaba que sucediera sucedió: que primara la estética sobre la economía no estaba entre las previsiones del gallego que se refugió en el restaurante madrileño; que aquéllos no podían volver a Bilbao con un periódico bajo el brazo titulado “Rajoy, de nuevo rescatado por el PNV” era una posibilidad remota para Rajoy, como que un vaso no es un vaso. Ahora dicen de boicotear unos presupuestos que no reconocen como suyos y luego de dejarlos libres, sin saber bien qué estrategia seguir: han descabezado a la hidra y de ella surgen infinitas cabezas iracundas y caóticas.

Las inversiones vascas eran el bombón que se vendía para el voto verde

La caja de los truenos ha sido abierta. Margallo critica a Soraya en público y Aznar ha sugerido el regreso del padre, su regreso, como si alguien lo hubiera invitado a la fiesta. El PP ya no disimula su rechazo al viejo líder con declaraciones explícitas de sus lideres poniendo tierra de por medio a la sugerencia de unificar el centroderecha español en un UCD moderno (o sea, una unidad popular podemita). Ya nadie niega el aroma de primarias (o peor: pseudoprimarias) y empiezan a volar los cuchillos cuando el cadáver gubernamental no ha sido enterrado. Se publicaba en El Español que María Dolores de Cospedal encabezaría el equipo de rescate de la capital madrileña y Nuñez Feijóo, el príncipe de las mareas, empieza a ser agasajado por tierra, mar y aire, mientras no niega ni niega que niega sus intenciones a corto plazo. Otras mujeres, Santamaría y Pastor, de repente se ven relegadas a la sombra. La esquizofrenia colectiva empeorará: si Sánchez remonta en las encuestas con el gobierno femenino y especialista que ha engendrado la política de tierra quemada y colisión absoluta con el nuevo Presidente del Gobierno les pasará factura (o no: dependeerá de la torpeza de Mr. Hansdome). Si por el contrario la tendencia previa de voto a coronar a Rivera continúa eso les pasará factura. Si Aznar se escinde de la familia y abandona el lecho del patriarca eso por supuesto les pasará factura. Malos tiempos.

Ya nadie niega el aroma de primarias (o peor: pseudoprimarias) y empiezan a volar los cuchillos cuando el cadáver gubernamental no ha sido enterrado

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here