Pueden escupirnos, mearnos, vomitarnos;
hacernos a√Īicos a pu√Īetazos, destrozarnos, humillarnos, ultrajarnos.
Pueden pisotearnos, abandonarnos, olvidarnos;
separarnos de nuestro amado, desgarrarnos, decepcionarnos y mutilarnos.
Pueden enga√Īarnos, encerrarnos, condenarnos,
violarnos, encadenarnos y despojarnos.
Podemos sentirnos tristes, abatidos, desolados,
frustrados, desanimados y hasta desesperanzados, desesperados;
con el coraz√≥n en carne viva y el alma extinguida, desesperada, exhalando¬†vahos…
Puede que ya no estés aquí y darte cuenta de que el mundo sigue girando indiferente,
como si nada, ajeno a tu ausencia…
Pero a pesar de todo, seguimos.

Seguimos, caminamos, continuamos, avanzamos;
paso a paso, a zancadas o a grandes saltos,
de puntillas, a trompicones, con sobresaltos.
Nos abrimos camino sin pedir permiso, a codazos.
Nos comemos la vida a grandes trozos, a mordiscos, a bocados, abocados.
Seguimos, seguimos porque es lo √ļnico que sabemos hacer.
Entonces un trozo de papel le da sentido a la vida

y entiendes que ya no son necesarias esas paredes que sostienen tus entra√Īas
porque ahora, por fin, no te importa ense√Īarlas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.