Modo día

En la España de hoy ya nadie se cree que unas aulas puedan estar secuestradas. Eso es propio de Dictaduras, de Estados totalitarios donde se prohíbe el acceso a la cultura y al conocimiento, donde se silencia la palabra y se cuestiona la libertad, donde es la fuerza y la intimidación la razón que se quiere imponer.

La tensión en las calles catalanas por las protestas contra la sentencia del proçes se traslada ahora a la Universidad. En Cataluña, la Universidad está en huelga. Se impide el acceso a las aulas por la fuerza. No son sólo piquetes informativos. Son personas, mayoritariamente jóvenes, con la cara cubierta, quienes impiden el acceso a la Universidad. A empujones, poniendo barricadas y obstáculos que impidan la apertura de las puertas.

Los medios de comunicación audiovisuales de telediarios y redes sociales reprodujeron ayer imágenes donde se veía cómo los universitarios catalanes que querían acceder a las aulas de la Universidad Pompeu Fabra,  no pudieron hacerlo.  Unos pocos piquetes pudieron contener a cientos de estudiantes que, indignados, se quejaban de no poder acceder a clase.

“Las aulas son de todos” era el grito de los universitarios demócratas catalanes que querían entrar en clase y unos encapuchados se lo impedían. Sorprende esta actitud cobarde a cara tapada y sorprende más la impunidad con que actúan esos piquetes. Ni un mosso ha participado para que se recuperase el orden público, ni un rector de la Universidad ha hecho volver a la cordura a esos revolucionarios, ninguna de las dos autoridades han mediado para que todos ejercieran sus derechos: los que querían entrar en clase y los que querían hacer huelga. Se dio prioridad a lo segundo por miedo y por la inseguridad que pueda producir un altercado violento por los que imponen sus criterios por la fuerza.

No ayuda que los claustros – el órgano más representativo de la comunidad educativa – de algunas universidades, como Girona ó Barcelona, hayan flexibilizado las evaluaciones de los alumnos, incluso con una evaluación única para el alumno que lo pida, para los que quieren la huelga y expresar su opinión con manifestaciones en la calle, frente a los que quieren ir a clase y seguir con la normalidad académica de la Universidad.

A su vez, el Foro de Profesores y Universitarios por la Convivencia (unas 800 personas) han mandado una carta a los rectores de las universidades catalanas para quejarse del posicionamiento público de algunos centros en contra de la sentencia del procés manifestando que “las administraciones educativas, en este caso las universidades, no tienen derechos, tienen potestades. La libertad de expresión es un derecho fundamental que corresponde a las personas. El hecho que una administración se exprese en nombre de todos sus miembros implica una evidente agresión a la libertad ideológica, protegida por el artículo 16 de la Constitución”

Toda esa actitud revolucionaria e independentista se les vuelve cada vez más en contra. Entre el hastío y el cansancio de quienes están hartos de tanto desasosiego, hay un importante dato que destaca entre todo este ajetreo. Hasta ahora se pensaba que los universitarios eran independentistas. Estamos viendo que no es así. Tampoco el personal docente. Incluso son los piquetes los que son minoría porque una mayoría de estudiantes son los que manifiestan que quieren entrar en clase y seguir con la normalidad de la Universidad. Están ganando a la presión secesionista y expresando que ellos también tienen derechos, uno de ellos es el de la formación, y también el de la información. En libertad. Aunque los independentistas parece que se han olvidado de este hermoso derecho de todos, y de respetarlo. Ya ven.

1 COMENTARIO

  1. De acuerdo plenamente con el artículo.
    En mi ya larga trayectoria universitaria, sólo recuerdo un caso en el que la Universidad haya sido cerrada a cal y canto. Para eso hay que remontarse al curso 1971-1972, yo empezaba mis estudios ¿Y quién cerró por la cara? FRANCO.
    Apenas se puede decir más ¿Estamos ante un rebrote dictatorial que por imposición quiere clausurar las aulas universitarias? Eso sí, piden evaluación continuada, bla, bla. Y yo recuerdo que cuando en aquel lejano curso se clausuró la actividad académica al estudiantado sólo le quedo una: examen final en junio y punto pelota. Pero estos lo quieren todo plan bonito. Puertas cerradas y evaluación facilitada. Pues ni lo uno ni lo otro.
    Pues yo digo: ¡Puertas y ventanas abiertas: que entre la gracia de Dios!! Y que quien quiera, que pueda ir a clase. Of course.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí