Modo día

Mes y medio después de conseguir derrocar a Mariano Rajoy y acceder a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez ha comparecido ante la Cámara Baja de las Cortes Generales para exponer su programa de gobierno, al que denomina como la “Agenda del Cambio”.

Pero, antes de proceder a la descripción del programa, ha confirmado la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. “Ninguna democracia puede permitirse monumentos que ensalcen una dictadura”. Sánchez ha asegurado, además, que la decisión política es firme y que su finalización será en un muy breve espacio de tiempo.

También habló sobre su presencia en el Consejo Europeo, de la que no volvió con sensaciones agradables y en la cual defendió un sistema europeo de asilo a los inmigrantes y se mostró comprometido con la libre circulación de personas en la Unión Europea.

En cuanto a las líneas que seguirá el gobierno en esta breve legislatura, las define con 4 pilares: consolidar el crecimiento económico y la creación de empleo, avanzar en igualdad y cohesión social, regenerar la democracia y fortalecer la cohesión territorial y participación en la UE y en el mundo.

El aparatado económico ha sido al que más tiempo ha dedicado, comenzando por la estabilidad presupuestaria y de cohesión. Marca como objetivo el 2,7% del déficit público en 2018 y el 1,8% en 2019, frente al 2,2% y el 1,3% previstos por el anterior ejecutivo. El déficit autonómico también varía, pasando del 0,1% al 0,3% del PIB, lo que se traduce en un margen fiscal de 2.500 millones de euros. También ha notificado la imposición de alzas fiscales a las empresas tecnológicas, así como un mayor esfuerzo fiscal a los grandes conglomerados empresariales, para lo que rediseñará el impuesto de sociedades, haciendo que “el tipo efectivo de las grandes corporaciones se acerque al tipo nominal, no siendo nunca inferior al 15%”.

En relación a la lucha contra el fraude fiscal, Pedro Sánchez ha anunciado que no se publicará la lista de amnistiados fiscales. El Presidente, además, se ha mostrado disgustado con las consecuencias de la amnistía del ex ministro Cristóbal Montoro. “Desgraciadamente,  no es posible revisar los casos que se acogieron a dicha amnistía fiscal”.

En contraposición, ha anunciado la presentación de un anteproyecto de ley contra el fraude fiscal, en el que se actualizará la lista de paraísos fiscales, permitirá la publicación de una lista de morosos fiscales y prohibirá la creación de nuevas leyes de amnistía fiscal.

En el plano laboral, se ha mostrado preocupado por el desempleo juvenil, para lo que ha proclamado la creación de un plan de choque para crear empleo juvenil. Este plan permitirá el desarrollo de una nueva regulación de prácticas no laborales y programas de becarios, creará un estatuto del becario y eliminará las prácticas extracurriculares. También ha hablado sobre un plan director contra la explotación laboral, que verá la luz antes de terminar el mes de julio.

Sánchez también ha refrendado las palabras de la ministra Carmen Calvo en materia de igualdad, y ha tildado a su gobierno de feminista.

La política interior y exterior también han tenido cabida en su discurso. En cuanto a la crisis territorial, Pedro Sánchez ha apostado por el diálogo y ha admitido que “la crisis tiene que resolverse con una votación”, aunque los términos de ésta difieren de los de los partidos independentistas, pues no sería para abordar la independencia catalana, sino para respaldar un nuevo Estatuto secundado por todas las fuerzas políticas.

En cuanto a la proyección hacia el exterior, propone mayor presencia en los foros bilaterales, se compromete con el reto migratorio y anuncia un mayor acercamiento con Marruecos.

La casi tres horas de discurso también tuvieron espacio para RTVE y la no aprobación de la nueva directiva, situación que el Presidente ha lamentado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here