Modo día

Algo bueno, muy bueno, que tienen plataformas como Spotify es que podemos descubrir nuevos sonidos y nuevos grupos. Un día estamos escuchando algo de Los Planetas, le damos a los tres puntos al final de la canción, nos disponemos a escuchar la radio basada en la melodía que oímos y, de repente, damos con un nuevo tema de un grupo que no conocíamos y que, además, nos gusta. Mucho.

Esto es lo que nos ha pasado con Rey Chico, un grupo de Granada. Tras escuchar un sonido potente, limpio, en el que prácticamente cada instrumento tiene su personalidad y en el que la voz del vocalista suena como un amigo sincerándose, nos entraron ganas de saber más. Más aún cuando comprobamos que es un grupo consagrado y  galardonado, por ejemplo, con el premio a la mejor canción original con El Baile (horizontal), en el IV Concurso Música Joven de Alhaurín el Grande o que son ganadores del Concurso de Bandas Granada Sound 2016 por su EP Sin piel. Cuando seguimos tirando del hilo y descubrimos que su trabajo es autoeditado y que apuestan tanto por la promoción directa en redes como por directos poderosos no nos quedó otra que ponernos en contacto con ellos y dedicarles todo el tiempo que estemos dispuestos a dar para contribuir al boca a oreja.

Ahora Rey Chico presentan su tercer EP, Las veces que mentimos, y nos hemos puesto en contacto con ellos para hacerles unas preguntas sobre lo divino, lo humano, lo musical y lo digital.

The Journalist: ¿Cómo es tener un grupo de verdad en estos  tiempos en los que parece que todo el mundo quiere tener un grupo?

Rey Chico: Bueno, gracias por lo de grupo “de verdad”. Tener un grupo es fácil, lo complicado es que funcione y que el público, fuera de tu zona de confort, se interese por tus canciones. Nosotros empezamos a rodar hace unos tres años como Rey Chico y vamos cosechando poco a poco ciertos logros. Es una satisfacción hacer lo que te gusta y ver que quienes vienen a verte disfrutan como nosotros. Evidentemente no nos dedicamos de lleno a la música, todos tenemos trabajo y responsabilidades. Pero cada vez que nos reunimos para tocar es un momento muy especial. Pertenecer a algo que te realice, y además compartirlo con tus amigos, es toda una suerte.

TJ: Sois de Granada, lugar de nacimiento de muchos y buenos grupos como LoriMeyers, Niños Mutantes, Los Planetas o 091. ¿Qué tiene la ciudad que tanto inspira?

RCh: Suelen preguntar que qué le echan al agua en Granada…(risas). No, lo cierto es que Granada ha tenido una continuidad musical muy notable. Desde los 60 con Los Ángeles o Miguel Ríos, pasando por los 80 y 90, esta última época quizá es más cercana a nosotros por consciencia. Pero no solo del rock o el pop, también el flamenco. Ahí tienes a Morente y su legado. La música es una bandera cultural muy potente aquí. Sea lo que sea, el azar nos puso aquí, y muy agradecidos.

TJ: Este es vuestro tercer trabajo, ¿qué diferencia Las veces que mentimos de Sin Piel y Parar el mundo?

RCh: Creemos que existe una evolución tanto a nivel lírico como musical. Inevitable por otra parte, pero a diferencia de los anteriores, se trata de un concepto más oscuro a nivel estético, que a su vez guarda un mensaje global bastante esperanzador…en general. También hay canciones muy crudas. Pero en definitiva es un sonido más asentado.

TJ: A título personal. ¿Las veces que habéis mentido las cosas han salido bien o mal?¿La mentira es una buena musa?

RCh: “Las veces que mentimos” hace referencia a esa dualidad que existe entre cerebro y corazón, y como al elegir uno traicionas al otro y viceversa. Fuera de ese concepto no recomendamos practicar la mentira. Desgraciadamente vivimos en una época en la que sí que es una musa. Sólo tienes que abrir el periódico o encender un televisor.

TJ: ¿En qué medida es diferente promocionar un tema o un disco completo cuando existen plataformas como Spotify o Deezer?

RCh: Es diferente por la universalidad. Nosotros no lo hemos vivido como grupo que saca un disco. Si como clientes finales que compran uno, sobre todo antes que no había más opción que tu tienda habitual. Pero el hecho de que cuelgues un nuevo disco en plataformas digitales y eso te haga estar disponible en la mayor parte de países, abre una puerta enorme de posibilidades. Eso combinado con redes sociales, es una herramienta muy potente de promoción. Puedes empezar a rodar sin que un sello te arrope, como es nuestro caso. Todo lo que hacemos lo hacemos por nuestra cuenta y riesgo.

TJ: ¿Saber que la mayoría del público escucha vuestros temas en el ordenador o el móvil afecta de alguna manera a la producción?

RCh: No, el proceso es el mismo. Sólo hay que sumar la distribución digital.

TJ: ¿Creéis que ahora es un gesto romántico publicar un trabajo en un formato tradicional como el CD o el vinilo?

RCh: Bueno, quizá más romántico el vinilo. Pero sin duda es un gesto. La tecnología ha hecho que realmente no sea algo necesario. Nosotros no renunciamos al formato físico, será difícil que lo hagamos porque a todos nos gusta comprar y escuchar discos. Un vinilo de Rey Chico sería muy emocionante.

TJ: ¿Preferís actuar en el entorno de un gran festival o en el de una sala de conciertos?

RCh: Complicada elección. Probablemente cada entorno tiene su momento, y transmite sensaciones diferentes. Va a sonar un poco “queda bien” pero en los dos entornos hemos disfrutado muchísimo…y lo seguiremos haciendo. Va, verano: festivales. Invierno: salas de conciertos. (risas).

TJ:  Habéis ganado unos cuantos premios, ¿es una ayuda, una responsabilidad…?

RCh: Más ayuda que responsabilidad. Es verdad que ganar te da perspectiva y hace que de alguna forma nos centremos para superarnos cada vez un poco más. Pero por lo general ganar un premio en metálico o la grabación de un ep es de mucha ayuda. De hecho Las veces que mentimos es fruto de un premio. Y es “verdad”.

TJ: Imaginad que os encuentro por primera vez en Spotify. ¿Cuál es la canción que me recomendaríais escuchar en primer lugar?

RCh: A nosotros siempre nos gusta empezar las cosas por el principio, así que te recomendaríamos la primera canción de Sin piel, que además es la que más éxitos nos ha cosechado.

Así que ya sabéis. Id de cabeza a Sin Piel, a Parar el Mundo o a Las veces que mentimos. Nunca ha sido más fácil encontrar algo que merezca tanto la pena.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here