Modo día

Toca hablar de la nueva adaptación de nuestro amigo y vecino, Spider-Man, esta vez en el campo de la animación. Tengo que reconocer que, cuando se anunció el proyecto, mis sensaciones no eran nada positivas y me embargaba la estupefacción ante un proyecto, a priori, tan extraño. Tampoco ayudó su primer teaser.

No obstante, hace unos meses, salió un estupendo nuevo trailer, que contaba un poco más de la trama y ya ponía las cartas sobre la mesa, y sí a eso, le sumamos las estupendas críticas (97% en Rotten Tomatoes), las expectativas y esperanzas de ver, como mínimo, una buena adaptación, se habían logrado.

Se acaba de estrenar, y mucho se esta hablando de este proyecto. Que si es un éxito de taquilla (discrepo, ya que los número no están mal, pero tampoco son nada del otro mundo), que si es la mejor película del trepamuros, que si es una genialidad… y así varias opiniones.

Antes de entrar en materia, y sin enrollarme demasiado, debo admitir que la mejor película del superhéroe (hasta el momento), para un servidor, era la primera de Raimi, seguida de la primera de “Amazing Spider-Man” (la del Lagarto), ya que creo que la segunda de Raimi (con el Dr. Octopus como villano) era demasiado larga y con poca acción (además de un poco telenovela), la de Electro mejor la olvidamos, y la de “Homecoming” fue una decepción desproporcionada ante una película sin garra ni alma. Lo de “Spider-Man 3” aún me pregunto si lo he soñado (en pesadilla, claro).

Dicho esto, vamos al lío. La dirección de los tres responsables de la película (sí, tres directores…) es maravillosa, ya que la animación es muy colorida y con un toque “cool” (los bocadillos, las expresiones, los diseños), resultando asombrosa y perfecta, dándole un toque entre clásico y moderno, del cual espero que tomen nota otros estudios. Nada que reprochar en ese aspecto.

Después tenemos el guion, el cual, resulta, ameno, divertido, épico, emocionante… lo tiene casi todo. Y digo casi porque nada es perfecto, ya que, por ejemplo, se echa en falta más momentos de los otros “Spider-Man” (sobre todo del Noir). Los personajes, son increíbles, como ese Miles Morales como absoluto protagonista con el que enseguida nos encariñamos y empatizamos, o ese Peter Parket en plan maestro, y al que la vida no ha tratado demasiado bien. Mención especial a Kingpin como villano (aunque el Duende Verde sale poco y el diseño no es de mi agrado, pero todo no se puede tener).

En cuanto a la música, la mayoría es música moderna, pero no de la que te hace arquear la ceja, ya que son temas bien escogidos, que quedan muy bien en el conjunto final y dotan a la película de un toque “cool” y juvenil que le viene como anillo al dedo.

Una vez expuesto todo esto: ¿Es la mejor película de Spider-Man”? Pues seguramente, sí, ya que es una gran adaptación, entretenida y original como ella sola. Aunque es necesario reconocer que ninguna de las anteriores incursiones del personaje en el celuloide era ninguna obra maestra, así que tampoco estaba complicado ese reto.

Dicho esto, estamos ante una de las mejores películas del año (seguramente la segunda, después de “Infinity War” y al lado de “DeadPool 2”), y de animación, la mejor, pero de lejos (porque “Los Increíbles 2” y “Ralph 2” fueron sendas decepciones), por lo cual, espero que gane el Oscar a mejor película de animación, cosa que dudo, porque de injusticias viven esos premios…

No sé a quien se le ha ocurrido esta genialidad pero merece cada dólar ganado. Muy recomendable y original. No te la pierdas (sobre todo si eres fan del personaje, lo que la convierte en visionado obligado).

Y por cierto, hay dos escenas post-créditos. Avisados quedáis.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.