Modo día

Llega Halloween y con la noche de terror por excelencia llegan las fiestas, tanto en locales como en casas. Para amenizar o para dar ambiente a estas fiestas la gente busca canciones o temas musicales que, a menudo, nos pueden parecer más una burla que algo adecuado para una noche en la que vampiros, brujas y otros seres inquietantes  se pasean por la calle o que, para nuestra inquietud o deleite, tratan de cazarnos en una fiesta.

Y es que, a nuestro juicio, el terror es un tema poco explotado en la música. Así pues hemos tratado de buscarle remedio y hemos buscado los temas más inquietantes para un Halloween de verdad terrorífico. ¿Estáis hartos de escuchar Thriller, de Michael Jackson,  una de las miles de versiones de I put a spell on you, el tema de Tubular Bells usado en El exorcista o los grandes éxitos de Marilyn Manson? Nosotros un poquito.

    1. Come to Daddy, de Aphex Twin. Unos sonidos sucios, unos ritmos de esos que se alojan en la caja torácica y una letra corta, pero que nos pone los pelos de punta cantada por una voz distorsionada, demoníaca. “I want your soul, I eat your soul. Come to daddy” ¿Quién es este “papi” que nos acecha? Por su fuera poco el vídeo es de esos que, sencillamente, no verías dos veces.
    1. Lullaby, de The Cure. Quizá el tema siniestro por antonomasia de aquella banda de los ochenta que a muchos nos hizo meternos en la movida oscura. El propio cantante del grupo, Robert Smith, contaba que la historia de este monstruo mitad humano y mitad araña que se deleita devorando a su presa que yace inmóvil en la cama venía a retratar sus malas experiencias con las drogas. “That the Spiderman is having me for dinner tonight” se convirtió en esa frase en la que se mezcla fascinación, desesperación, terror y un punto morboso de deleite. ¿Y cómo olvidar los ojos de Robert Smith en el vídeo?
    1. Bela Lugosi’s Dead, de Bauhaus. Ni una escuela de diseño alemana ni una tienda de bricolaje. Para muchos Bauhaus fue esa banda imprescindible que, además, dedicó en 1979 un temazo de casi diez minutos al Drácula más conocido de la pantalla. La cadencia de la voz de Peter Murphy nos envuelve en una capa oscura llena de imágenes que evocan al vampiro tradicional pero que siguen siendo efectivas.
    1. Climbing up the walls, Radiohead. El propio Thom Yorke cuenta que la canción está basada en aquel tiempo en el que estuvo trabajando en un hospital psiquiátrico. La letra sobre esa persona que nos pide que mantengamos a los niños seguros, que nos dice que seremos amigos hasta la muerte, que se subirá a las paredes de nuestro cráneo nos inquieta, esa música caótica con un punto electrónico incisivo no ayuda que estemos tranquilos. Una canción que, sin embargo, no podemos dejar de escuchar.
    1. All nightmare long, de Metallica. La dura banda de rock dedicó esta canción a los perros de Tíndalos, aquellos seres creados por August Derleth que se dedican a cazar sin piedad a los que se han atrevido a ultrajar los secretos del espacio y el tiempo. La canción está escrita desde el punto de vista de los puntos, que constantemente nos dicen que nos atraparán, que estamos perdidos y que no hay nada que hacer. El vídeo de la canción no tiene que ver con esos personajes, pero funciona muy bien como un corto de terror con puntos de ucronía. ¡No se lo pierdan!
    1. The song of Joy, de Nick Cave and the Bad Seeds. La historia de un hombre que cree encontrar la felicidad pero se ve envuelto en un truculento caso de asesinato. Nick Cave nos toma por anfitriones y nos cuenta qué ha pasado con su familia con detalles escabrosos y una voz rota que muchas veces parece no ir al son de la música. ¿Realmente es un padre y marido con el alma rota o el verdadero asesino que nos cuenta qué va a hacer con nosotros y los nuestros? Para ponerse a temblar.
    1. Lux aeterna, de György Ligeti. Un poco de música clásica está bien, sobre todo cuando en nuestra fiesta hay charlas alrededor de una mesa llena de copas de sangre y snacks de buen sabor pero terrorífica pinta. El compositor contemporáneo nos pone los pelos de punta con una melodía basada casi enteramente en coros que con sus lamentos nos ponen los nervios de punta. ¿Están cantando a la gloria de divina o son ánimas de purgatorio esperando una oportunidad?
    1. Noche en el monte pelado, de Modest Mussorgsky. Otra pieza clásica para deleite de vuestros invitados melómanos. Quizá es muy típico ponerla en una fiesta de Halloween y, más cuando hemos dicho que no queremos sugerir lo típico, pero si disponéis de un proyectos o sencillamente vais a poner una lista de Yotube la versión de este tema que aparece en la película de Disney Fantasía es una delicia. Sobre todo por la presencia del oscuro y maligno dios eslavo Czernobog. Por cierto… hay una versión disco de este tema… que es mejor que no conozcáis.
    1. Die Eier Von Satan, de Tool. Esta compleja y muchas veces inquietantes formación hizo un curioso experimento: leer una receta de algo semejante a un bizcocho sin huevo en alemán, incluir sonidos industriales y titularla Los huevos de Satán. La verdad es que el resultado es bastante perturbador. También hemos estado buscando si alguien ha hecho el dichoso bizcocho, pero las respuestas obtenidas no son del todo claras.
    1. Elegia, de New Order. El grupo que vino tras Joy Division dedicó este tema instrumental a la memoria del malogrado Ian Curtis. Sus ritmos eléctricos son casi sinfónicos y, reconocemos, nos movemos entre la inquietud, la nostalgia y la tragedia al escucharla. Es inevitable pensar en un ser maldito guiado por la tragedia o en un ángel caído mientras se escucha. Quizá sea ideal para finalizar la fiesta.

Estas son nuestras proposiciones. Faltarían muchas, muchísimas canciones que nos hubiese gustado incluir, pero se nos va haciendo tarde para organizar la fiesta y todavía tenemos que organizarlo todo para nuestras víc… estooo…. Invitados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here