Modo día

Tras una pasada edición, la de 2020, marcada por la pandemia, con la consiguiente reducción de aforo que conllevaba, dejando el aspecto de las salas en sesiones con minimalista presencia de publico, la (casi) normalidad ha vuelto a la Seminci en su recién concluida 66 edición.

De entre la extensa (hasta 20 largometrajes) selección de títulos a competición este año, han destacado la iraní Un héroe, de Asghar Farhadi, uno de los cineastas más importantes del cine contemporáneo, que vuelve a elaborar una inteligente trama con la que pone a sus personajes entre la espada y la pared, y con ello asimismo al espectador; la noruega La peor persona del mundo, de Joaquim Trier, protagonizada por una actriz que se traía de Cannes un merecido premio de interpretación femenina, y que indaga en las relaciones sentimentales, sociales y laborales en el mundo moderno; y la francesa El acontecimiento, flamante ganadora del León de oro de la Mostra veneciana, que retrata un caso en torno al aborto en la década de los 60. Las tres han sido ignoradas por el jurado con la más que probable excusa -y erróneo criterio- de que se trataba de obras ya reconocidas en festivales previos.

De esta manera, el jurado presidido por Deepa Mehta ha querido reconocer con la Espiga de Oro la simpatía de la película india Last Film Show, un agradable y cinéfilo “Cinema Paradiso” hindú que no se esfuerza en disimular tan descarado referente, al estar protagonizada por un niño amante del cine del que se narra, entre otras vicisitudes de su vida,  su relación con el proyeccionista del cine de su pequeño pueblo. Una bonita y positiva película que, como en tantas otras ocasiones, no era en todo caso la mejor de las aspirantes al máximo premio.

Last Film Show

Entre las operas primas o segundas películas, que optan al premio que este certamen contempla premiar con la categoría de “Mejor Nuevo Director”, varias obras merecían tal reconocimiento, tales como la española Libertad, de Clara Roquet, que aborda con talento y gran sentido de la observación asuntos como el clasismo, la amistad y la contradictoria y frustrante etapa de la adolescencia; la francesa Una historia de amor y deseo, en torno a la relación sentimental que se produce entre dos jóvenes de origen magrebí, que dificulta el contraste entre la apertura mental de ella, liberada de su ambiente, y el peso de la intransigente educación musulmana de él, o la muy dramática El perdón, en la línea temática y estilística del cine de Farhadi, y que es la que el jurado ha preferido galardonar, quizá en compensación por haber ignorado injustamente Un héroe, muy en la onda de este tipo de propuestas del cine iraní contemporáneo.

En la principal sección paralela, ‘Punto de Encuentro’, se han presentado propuestas de todo el mundo, sobresaliendo la francesa Mis hermanos y yo, protagonizada por un chaval de 14 años amante de la opera y admirador de Pavarotti, que retrata su ambiente vital en una población en el sur de Francia, con una madre enferma y tres hermanos mayores trapicheando e intentando sobrevivir como pueden. Esta película ha conseguido el mérito casi insólito de ser la favorita del jurado de la sección y al mismo tiempo del público, que le han otorgado sus premios respectivos.

Mis hermanos y yo

También han destacado en ‘Punto de Encuentro’ la noruega Han, con historias cruzadas y apuntes sociológicos interesantes de nuestros días, la chilena Mis hermanos sueñan despiertos, ambientada en un reformatorio juvenil, y la irlandesa Refugio, sobre un hombre con limitación mental que queda desubicado al morir su madre.

Hay que destacar la generosidad de la organización a la hora de entregar sus tradicionales Espigas de Honor, pues en esta edición ha decidido otorgar hasta siete de ellas, a los directores Álex de la Iglesia y Juan José Campanella, los intérpretes Mercedes Sampietro, Emilio Gutiérrez Caba y José Coronado, y los grandes directores de fotografía Vittorio Storaro y José Luis Alcaine. Campanella tenía presencia en el ciclo dedicado al nuevo cine argentino, pues en éste estaba incluida su excelente El secreto de sus ojos.

 

Palmarés de la 66 Seminci:

Espiga de Oro: Last Film Show, de Pan Nalin(India)

Espiga de Plata: Seis días corrientes, de Neus Ballús (España)

Mejor director: Frédéric Baillif, por La Mif (Suiza)

Premio ‘Pilar Miró’ al Mejor Nuevo Director: Maryam Moghadam, Behtash Sanaeeha, por El perdón (Irán)

Mejor actor: Yuriy Borisov, por Compartimento Nº 6 (Finlandia)

Mejor actriz: Yllka Gashi, por Colmena (Kosovo)

Premio ‘Miguel Delibes’ al Mejor Guion: Paul Schrader, por El contador de cartas (Estados Unidos)

Premio ‘José Salcedo’ al Mejor Montaje: La Mif (Suiza)

Mejor fotografía: La venganza es mía, todos los demás pagan en efectivo (Indonesia)

Premio del Público: Seis días corrientes, de Neus Ballús (España)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí