Fiebre, moda, locura. Obsesión por captar el momento; adictos a obtener la dichosa fotografía. Pulsamos el disparador programado con una cuenta atrás: 10, 9, 8, 7, 6… Corremos a sentarnos, a abrir los brazos en cruz, a saltar abriendo las piernas o a adoptar cualquier otra posición, simulando disfrutar del presente, del aquí y del ahora; nos mostramos divertidos o relajados, cariñosos o distraídos. El obturador hace click, nos levantamos a comprobar si nos satisface la imagen captada y si no es así, repetimos la operación una y otra vez, las veces que hagan falta, hasta conseguirlo. Después, nos dirigimos impulsados como por un resorte a obtener la siguiente fotografía, para luego compartirla en las redes sociales acompañada de alguna gran frase que haga reflexionar, para que el gran público vea lo profundos y sensibles que somos. Ansiosos de protagonismo mostramos al otro, a la gran masa, lo que podría haber sido nuestra intimidad. Lo privado se funde y confunde con lo público hasta desaparecer; dejamos de disfrutar los momentos, dejamos de estar presentes en el momento presente, somos ausentes de nuestra propia vida.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here