Modo día

Cuando uno viaja lento da lugar a que ocurran cosas y entonces sucede la magia. Sucede que los desconocidos se abrazan, que aprendes a observar lo que te envuelve, a valorar lo que tienes y a disfrutar de lo habitual y lo común. Lo cotidiano se transforma en maravilla. Tus pies se mueven despacio pero tu corazón avanza a pasos agigantados. Sucede que surge la curiosidad y quieres aprender de las estrellas y los pájaros. Sucede que vences tus miedos y saboreas cada momento del aquí y del ahora. Sucede que no sólo contemplas el paisaje sino que el paisaje eres tú, igual que el vacío da forma a la forma. Sucede que la vida es un viaje, por eso vivamos lento para hacer que vivir merezca la pena.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.