Modo día

SINÓPSIS

Tras conseguir el título mundial de boxeo, Adonis Creed (Michael B. Jordan) continúa su carrera contando siempre con el apoyo y supervisión de su mentor, Rocky Balboa (Sylvester Stallone). Muchos cambios se avecinan en su vida, pero el más importante de todos ellos es el regreso de Iván Drago, boxeador ucraniano que mató a su padre, Apolo Creed, durante un combate. Adonis Creed deberá enfrentarse al hijo de Drago y vencerle con el fin de lograr su ansiada venganza.

Fuente: The Verge

COMPARACIÓN CON ROCKY IV

Es inevitable hacer una comparación con las entregas anteriores, especialmente con la que da origen a la trama de este film: Rocky IV. Ya con Creed muchos fueron los que criticaban comparando a Adonis con Rocky, eligiendo quién de ambos era mejor o peor en lugar de verles como dos visiones y generaciones complementarias.

En cualquier caso, el personaje de Adonis está bastante bien construido (ya desde Creed) en parte gracias a la interpretación de Michael B. Jordan. Se ve a la perfección de quién es hijo, con su personalidad arrolladora y competitiva; “un gran showman” le llaman a él una ocasión en Creed 2 estableciendo la similitud principal con su padre Apolo. Hay por tanto un evidente paralelismo entre el combate de Creed y Drago (padres) en Rocky IV y Creed y Drago (hijos). Ambos combates siguen un calibre muy similar que hacen que el espectador ansíe una victoria para Creed en lugar de Drago, una forma de cambiar la historia.

¿Demasiada similitud? Si. Ya solo por el hecho de que haya un combate Creed-Drago resulta en sí una gran repetición. Podían haberse conformado con ello, pero no. Hay otros factores que rodean y completan la sinopsis como el matrimonio de Creed con su novia y el nacimiento de su hija justo antes del combate, lo que deja a Adonis en la posición exacta en la que estaba su padre. También el hecho de que Rocky se aparte de su lado y le deje enfrentarse solo a Drago por no estar de acuerdo con que se celebre ese combate. Todo en su conjunto hace que Creed II tampoco haya requerido mucho “darle al coco” en cuanto a guion. Aunque no por ello deja de ser una buena entrega.

Iván Drago (Doplh Lundgren) junto a su hijo. Fuente: Vulture

Creed II es el final feliz que todo el mundo esperaba. En Rocky IV, Sylvester Stallone puso en el guion como solución a la venganza por la muerte de Apollo el combate Rocky-Drago. Pero, ¿fue suficiente? Aparentemente no. La realización del combate final es uno de los puntos a destacar sin duda de este film como excepcional junto con el entrenamiento de Adonis y Rocky previo a ese combate. Ambos contienen la esencia del boxeo: a pesar de lo fuerte que sea el golpe siempre hay que levantarse. Además, el mensaje que se transmite: cuando Adonis combate por venganza logra menos que combatiendo por sí mismo y por honrar a su padre.

¿Y qué se espera de esta entrega en el futuro?

Pues con el éxito rotundo que ha tenido en la crítica esta segunda entrega es inevitable pensar que ya hay en proyecto una continuación para la historia de Adonis.

Por el momento no hay más que especulaciones, pero la que ha cobrado más fuerza estos último meses es la posibilidad de contar con Clubber Lang (interpretado por Mr. T), ya que a punto estuvo de aparecer en esta segunda entrega. “Estuvimos jugando con un montón de ideas. Pero por ahora no sé si Clubber volverá” comentaba el director Steven Caple Jr.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí