Modo día

 

  1. Como han constatado fuentes de Génova a The Journalist, la ex Vicepresidenta y actual candidata a la presidencia del Partido Popular, Soraya Sáez de Santamaría, estaría detrás de la caída de Mariano Rajoy como Presidente de Gobierno y del Partido Popular.

La eterna delfina, se habría cansado de estar a la sombra de su maestro, un Rajoy que se veía con fuerzas para revalidar su candidatura a la presidencia de Gobierno en 2020. Una perpetuación en el poder, que inquietaba a Santamaría, cada año que pasaba con Rajoy como jefe del ejecutivo, era un cartucho menos en la recámara de la pistola de la ex vicepresidenta para ser la nueva lideresa de la nación.

Lo cierto, es que Mariano Rajoy había perdido gran parte de la confianza que tenía puesta en su pupila, esa joven que aupó a la política a modo de legado, que le ha salido rana y como informan desde la sede del PP, ha terminado asesinando a su mentor. Porque “Todo es culpa de Soraya”, eso es lo que confesó a modo de desahogo el ex Presidente del Gobierno a sus más allegados en aquel celebré restaurante en el que se acomodó cuando el bolso de la por aquel entonces vicepresidenta. Delfina, que había sido expulsada de la camarilla del Presidente, de un núcleo de confianza en el que si se encuentra la ex ministra de Sanidad Dolores Montserrat, uno de los principales apoyos del ex jefe del ejecutivo en el momento que se fraguaba la moción que terminaría con sus siete años de gobierno. Rajoy ya no confiaba en Soraya, Soraya ya no veía a Mariano como ese profeta que tanto le enseñó y que tanto la aupó, el ex líder del PP se había convertido en un escollo en su camino hacia el poder.

Dominio, que siempre ha sido la debilidad de Sáez de Santamaría, siempre ha querido que todo estuviera bajo su control. El CNI, los medios de comunicación… Son muchos los que veían en Soraya a la mano invisible que que gobernaba España utilizando como marioneta a Mariano Rajoy. Pinocho, que para disgusto de Gepeto, no se ha transformado en un niño, sino en un registrador de la propiedad alejado de la política que ve desde la barrera las primarias de su partido y como Pedro Sánchez ocupa el lugar que hace escasas etapas estaba ocupado por su figura. Silueta alargada, que no ha votado en los comicios internos del PP, no apoyará a la que hasta hace escasos meses ha sido su ojito derecho en el ejecutivo. ¿Cómo es posible que Rajoy no haya respaldado a la que para algunos era su sucesora natural?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here