Los jugadores de ajedrez, profesionales o no, pueden estar de enhorabuena. Y los que juegan al parchís, a las damas o al Black Jack también. Y los que no juegan a nada. Porque Gambito de dama es una celebración para todos por igual, es una celebración del cine.

La miniserie de Netflix est√° arrasando por diversos motivos, entre los que se encuentra el hecho de que el p√ļblico de las series suele ser muy exigente. Mucho m√°s que el del cine. El espectador que ve series lo suele hacer porque, debido a la falta de tiempo que impera en la fren√©tica sociedad de hoy en d√≠a, espera disfrutar de cierta calidad tanto en la forma como en el contenido en una pieza de una hora o menos. Gambito de dama puede considerarse una serie corta o una pel√≠cula larga, pero logra convencer tanto a los cin√©filos m√°s puristas, que separan la ficci√≥n televisiva de la de una pantalla de cine, como a los devoradores de folletines que no tienen tiempo de largometrajes.

Gambito de dama (o Gambito de reina si se prefiere la traducci√≥n original), del director y guionista Scott Frank, derrocha calidad cinematogr√°fica por todos sus poros. Sus m√°s de 7 horas de metraje son todo un compendio de cine, de buen cine encapsulado en las (ya no tan) peque√Īas pantallas de nuestros hogares. Cada cap√≠tulo, cada plano, cada encuadre, cada escena, cada di√°logo‚Ķ son de una exquisitez sorprendente. La ambientaci√≥n de los a√Īos 60 est√° excelentemente cuidada, tanto en decorados como en vestuario y en referencias culturales y sociales. La deliciosa banda sonora sabe acompa√Īar cuando hay que hacerlo y guardar silencio cuando es necesario. La atm√≥sfera en la que se recrean las partidas de ajedrez es lo suficientemente tensa como para que la sienta un espectador que no haya o√≠do hablar en su vida de gambitos, enroques o jaque mates. Porque el mayor logro de Scott Frank ha sido mantener pegado a la pantalla al espectador lego en ajedrez con su serie sobre ajedrez y ajedrecistas.

A pesar de tratarse de un personaje ficticio, basado en la novela hom√≥nima de Walter Trevis, la vida de Beth Harmon (Anya Taylor-Joy) tiene similitudes con la de grandes ajedrecistas como Bobby Fischer o Anatoly K√°rpov. La serie cuenta el periplo vital de Harmon desde la desaparici√≥n de su madre en un tr√°gico accidente, motivo por el cual tuvo que vivir buena parte de su infancia entre las paredes de un orfanato de cierto corte elitista. Fue all√≠, en un oscuro s√≥tano y con un hura√Īo y poco amigable conserje, donde descubri√≥ el que iba a ser su modo de vida y su obsesi√≥n: una obsesi√≥n alimentada por las pastillas que el centro suministraba a las ni√Īas.

Gambito de dama no es s√≥lo perfecci√≥n formal y lecci√≥n de estilo, es tambi√©n calidad interpretativa. Seg√ļn la opini√≥n de jugadores de ajedrez de alta competici√≥n, los actores parecen verdaderos profesionales. Y de entre todo un elenco principalmente masculino, reflejando de ese modo la preeminencia de ese g√©nero en los jugadores de ajedrez, destaca una figura femenina: Anya Taylor-Joy. Actriz estadounidense de tan s√≥lo 24 veranos, ya ten√≠a tras de s√≠ una prol√≠fica filmograf√≠a antes de encarnar el que ha sido el papel que realmente la ha ascendido al estrellato. Su Beth Harmon respira inocencia, fuerza, inteligencia y encanto a partes iguales, conquista al espectador con su mirada de aparente indiferencia pero llena de intenciones y objetivos. Sabe permanecer impasible ante el enorme peso que es llevar un papel como el suyo en una serie como esta, y nos regala momentos de gran calado, tanto emotivos como tensos.

Anya Taylor es la dama, o la reina, de Gambito de dama. Su carisma no ha pasado desapercibido ni siquiera a un grande como George Miller, quien ya la quiere para hacer el papel de Furiosa en el spin-off de Mad Max: Fury Road (2015) previsto para 2022, papel que hizo Charlize Theron en aquella fascinante cinta.

Una obra maestra, de lo mejor que ha dado Netflix en este apocal√≠ptico a√Īo. No se la pierdan.

Tr√°iler

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.