Un muchacho camina por las calles de Tarrasa,¬†cuando al cruzarse con dos ancianas ataviadas con lazos amarillos, ante el ultraje que le ha supuesto observar esas insignias amarillas decide reaccionar con un alto y rabioso ¬°Viva Espa√Īa! Un comerciante de un local colindante le recrimina dicho gesto justificando y defendiendo a las mujeres con el argumento de que la calle est√° para manifestarse libremente.

Libertad de expresi√≥n, de la que el joven espa√Īolista, hizo uso pero que al parecer, si no eres independentista no tienes la capacidad de manifestarte en la urbe. Esa calle, que, con la exaltaci√≥n del nombre de nuestra naci√≥n, el increpado utiliz√≥ para expresar su rechazo a las mentiras del proc√©s y su defensa de la integridad nacional. Aquel joven, que tan solo hizo el simple movimiento de alzar la voz para gritar Viva Espa√Īa, ha sido demonizado por la prensa catalana hasta tal punto de protagonizar titulares del estilo ‚ÄúUn joven se enfrenta con dos abuelas independentistas en Tarrasa‚ÄĚ. Manipulando el titular y tergiversando los hechos, como siempre hace el mecanismo propagand√≠stico soberanista, convierten a un mero activista en una especie de terrorista que va atacando a ancianas indefensas por la calle. Utilizando la palabra ¬īenfrentamiento¬ī consiguen un titular llamativo y sensacionalista pero que refleja de todo menos la realidad. Existencia, en la que obvian o se olvidan de mencionar otros sucesos como el publicado si el autor es de su cuerda con la mera intenci√≥n de sembrar odio en la sociedad catalana hacia todo lo que tenga que ver con el Estado espa√Īol. Espa√Īa es el opresor, Catalu√Īa es la oprimida y esclavizada por un sistema dictatorial.

Gobierno catal√°n, que se encarga de financiar a medios de comunicaci√≥n como El Nacional.cat o Diario Ara para que su campa√Īa de marketing y de desprestigio hacia Espa√Īa no se tambalee. Prensa, que mientras se encarga de sacar a la luz noticias, algunas de ellas falsas, en contra de los intereses del Gobierno central o de la rojigualda. Acalla cualquier rastro de toda informaci√≥n que pueda desestructurar su plan de blanqueamiento hacia todo lo independentista. Las noticias que se√Īalan a secesionistas como autores de ataques a constitucionalistas son silenciadas y descartadas como si fueran balad√≠. Titulares como ‚ÄúUn independentista empuja y agrede brutalmente a una anciana que retiraba lazos amarillos en Barcelona‚ÄĚ son censurados o desconsiderados porque las tesis de esas informaciones perjudican a su causa.

Se niegan a reconocer que la realidad, no es negra, ni blanca. Que ni ellos son las v√≠ctimas, ni que Espa√Īa es verdugo. En lugar de hacer autocr√≠tica, como s√≠ hizo el ex conseller Santi Vila, se refugian en su mundo paralelo, en una realidad alejada de la existencia terrenal en la que ellos, los √°ngeles, se enfrentan a los demoniacos servidores del Estado espa√Īol. Mundo paralelo del que no regresaran hasta que no acepten la cruda realidad. Al igual que ocurr√≠a en la caverna de Plat√≥n donde los ocupantes de esta cre√≠an que la verdad se encontraba dentro de la cueva y la mentira en el exterior, el independentismo, como les suele pasar a los ciegos que no quieren ver, con editoriales en los peri√≥dicos rupturistas que rezan as√≠ ‚ÄúLo m√°s curioso del caso es que Madrid vive envuelto en su propio relato y su propio ecosistema pol√≠tico‚ÄĚ demuestran que estos siguen crey√©ndose que el resto de Espa√Īa es la que est√° equivocada y que ellos son los manejan la verdad absoluta.

En fin‚ĶMateo 15:14. ‚ÄúDejadlos; son ciegos gu√≠as de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caer√°n en el hoyo‚ÄĚ.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.