Modo día

Sinópsis

En esta ocasión Ethan Hunt (Tom Cruise) y su equipo (Rebecca Ferguson, Simon Pegg, Ving Rhames) deberán lograr obtener el plutonio de contrabando en una lucha contrarreloj para evitar que “los Apóstoles” se hagan con él y evitar así la creación de armas nucleares. Para ello deberá trabajar junto a August Walker (Henry Cavill) por orden de sus superiores.

¿Qué nos espera en esta nueva entrega?

Sinceramente… más de lo mismo. El argumento principal no se diferencia demasiado del resto de películas: terroristas que quieren hacer bombas nucleares (dios sabe para qué porque nunca dejan claro hasta dónde quieren llegar con ellas) y el equipo de espías liderados por Cruise que debe impedirlo. Todo ello tomando como escenario varias ciudades en las que tienen lugar persecuciones increíbles.

En esta entrega hay que destacar en especial dos cosas: La primera, el increíble trabajo de realización en las escenas de acción, con movimientos de cámara espectaculares e innovadores, y la fusión perfecta del CGI con la imagen real. Y es que es ya un hecho que en el cine actual, los efectos especiales están a la orden del día, pasando completamente desapercibidos al ojo del espectador, teniendo como único límite la imaginación de los creadores. El segundo punto a destacar es la inmortalidad de Tom Cruise, quién a sus 56 años sigue haciendo las escenas de acción con una agilidad envidiable (además de su carisma en pantalla) y que no parece agotarse con el paso de los años. Todos conocimos el pequeño incidente que tuvo durante el rodaje al tener que saltar entre dos edificios, lo que le ocasionó una fractura del tobillo (un detalle por parte del director Christopher McQuarrie dejar el momento en la película) y como Cruise siguió adelante para dar la toma por buena.

Como curiosidades de esta película, mencionar que es la segunda vez para Rebecca Ferguson como actriz y para McQuarrie como director (el primero en dirigir más de una entrega de Misión Imposible). Y también el enfrentamiento entre Warner Bros (Liga de la Justicia, 2017) y Paramount (Misión Imposible Fallout, 2018) por el bigote de Henry Cavill, y como Warner Bros tuvo que ceder y borrarlo digitalmente para su película (con un coste de millones de dólares) para que el actor lo conservase para esta película.

Es evidente el in crescendo que se está produciendo con cada nueva entrega, cada vez más riesgo y más acción, aunque carente de una evolución proporcional a ello en el personaje de Ethan. En esta película hay un ligero avance en su reencuentro con Julia, pero precisamente ligero porque su conversación no duraría en total ni 5 minutos. En cualquier caso, Misión Imposible Fallout es sin duda una de las mejores de la saga, pero está lejos de ser la mejor. Ahora es todo una incógnita… ¿cuál será el final de esta historia? ¿habrá un final?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here