Modo día

Quedamos con Pablo Tébar, ganador del premio de ciencia-ficción y fantasía más importante de España, el Premio Minotauro, de la editorial homónima, en el año 2017. Es pronto, así que no hace mucho calor, pero nos cuesta encontrar una cafetería cerca del Metro donde hemos quedado.

 

¿Cómo sienta ganar el premio Minotauro?

Es muy emocionante de repente, no tanto que te hagan entrevistas, sino que te pregunten por tu libro, por los seres que tú has creado.

¿Qué referentes españoles tienes?

No tengas miedo de Carlos Molinero, que es terror manchego. Soy un perrete porque casi no tengo referentes en la ciencia ficcion moderna ni española.

 

PREFIERO EL Papel. Tengo una libreria tan grande y he heredado tantos libros de mi padre que me siento culpable de pasarme al kindle

¿Y novela negra?

Me gusta más el thriller y la novela negra. He leído a los clásicos: a Raymond Chadler, a Dashiell Hammett. Me gusta mucho Stuart Kaminsky, escritor que tiene una serie de novelas en los años dorados de Hollywood. Me gusta más tal vez para leer a Bradbury, pero no es mi género. Sin embargo me encanta [la ciencia-ficción] en el cine.

Eres guionista. ¿Influye en tu obra?

Leía novelas antes que a leer guiones. Pero sí: en la duracion de los capítulos, dejar cosas en alto, no escribir en presente. Escribir en presente me costaba mucho. “Pepito coge el vaso”. No escribirlo en presente me costaba en una novela. En un guion solo tienes que escribir aquello que se ve. En la novela me he sentido mas cómodo; es mas divertido.

 

Lo bueno de la ciencia-ficcion es que te permite distanciarte para hacer una crítica a la sociedad actual.

¿Se monopoliza la ciencia-ficcion en la television frente a un papel secundario en la literatura?

No lo sé. Supongo que los de Netflix y sus algoritmos lo tendrán bien estudiado. Es cierto que el género considerado mas palomitero posiblemente sea el audiovisual. Es injusto. Por ejemplo, en España el terror funciona muy mal en literatura. En la ciencia-ficcion mejor y en la fantasía algo mejor. ¿La novela realista funciona más? No lo sé. Algunos de mis editores lo han dicho [que funciona mejor la fantasia que la ciencia ficcion]. Me han llegado a decir que no ven recorrido a una novela exclusiva. Aunque estoy leyendo Hiperion, que tiene mucha ciencia-ficcion pura. Lo de los géneros no lo sé. Richard Matheson por ejemplo mezcla los géneros muy bien [Soy leyenda, La masion infernal]. Sus novelas mezclan varias cosas. Lo bueno de la ciencia-ficcion es que te permite distanciarte para hacer una crítica a la sociedad actual. La gente dice “¡Qué visionario era Adolf huxley!”. Yo no creo que lo fueran. También he leído a Philip K. Dick, tambien lo he leído, claro. No soy un ávido lector, pero lo he leído.

 

Portada de ‘Nieve en Marte’. La novela parte de dos supuestos: dentro de casi doscientos años el planeta nuestro será un erial y tendremos la capacidad tecnológica como para invadir el Planeta Rojo.

¿Libro electronico o papel?

Papel. Tengo una libreria tan grande y he heredado tantos libros de mi padre que me siento culpable de pasarme al kindle. Además me gusta tomar notas y marcar páginas. No me da miedo y me gusta la tecnologia, pero prefiero el olor a papel, a los libros.

¿No te da miedo escribir ciencia-ficción sin ser un especialista científico?

Sí. Da cosita. Intenté documentarme un poco. Me obsesiono con la documentacion. Utilizo un truco: apunto cosas sin explicarlas. No soy Asimov: no explico cómo funciona un avión de hidrógeno ni cómo han consegudio mejorar la velocidad para viajar a Marte dentro de ciento cincuenta años. Prefiero sugerir cosas y que el lector complete. Por ejemplo para terraformar

¿Término inventado?

En Hiperion ya hablan de este concepto. Terraformar es convertir otro lugar en un lugar como la Tierra. Se lleva usando mucho tiempo en la ciencia-ficcion. Convertir otro planeta en otro similar a la Tierra es eso. No me lo he inventado yo.

 

Soy bastante autodidacta y miré cosas sobre las lenguas antiguas y comenté algunas cosas con algún amigo, pero no hice un estudio exhaustivo.

¿Y lingüistas? ¿Como se te ocurrió la trama del lenguaje, de los extraterrestres? ¿Te formaste al respecto?

Me gusta la etimología. Me invento el termino etimólogo. Soy bastante autodidacta y miré cosas sobre las lenguas antiguas y comenté algunas cosas con algún amigo, pero no hice un estudio exhaustivo. Me guié mas por instinto y en ese sentido no soy nada Tolkien. Me hubiera encantado la capacidad de crear un idioma. Simplemente busqué cosas que me sonaran posible. Sí que me miré cosas de textos sumerios, pero muy por encima.

Ahora el cine en general exige más realismo. Mi hija ve películas de los 50 y dice “Papá, esa pared está pintada”.

¿Se está creando una ciencia-ficcion ‘a lo Netflix’ hiperrealista, no de dentro de quinientos años, sino de dentro de cien?

Sí creo que mi novela es ciencia-ficcion realista, como diría Rajoy, salvo alguna cosa. Creo que hay algo de fantasia al final de la novela. Ya gente como Tarkovski o Richard Matheson lo crearon, o en Twilight Zone podemos verlo, donde hay varios episodios que adoro, que los puedes enfocar tras verlos enteros que pueden ser fantásticos o no. Como Otra vuelta de tuerca de Herny James, donde hay fantasmas o la niñera está un poco loca. Ahora el cine en general exige más realismo. Mi hija ve películas de los 50 y dice “Papá, esa pared está pintada”. Hay ciencia ficcion de Asimov muy posible y muy cientifista.

 

Sí creo que mi novela es ciencia ficcion realista, como diría Rajoy, salvo alguna cosa.

En la novela hay un futuro donde hay refugiados ecológicos llamados ‘zombies’ y un asesino en serie que parece darle igual que el mundo se desmorone.

¿Tu novela la englobas ahí, en el género de ciencia-ficción realista?

Es bastante posible: si nos ponemos pesimistas pensemos que si no es posible es porque ya nos habremos cargado el planeta. Estamos en un tiempo que avanza muy rápido. La ciencia-ficcion es una excusa para hablar de lo que está pasando ahora. Yo no creo que 1984 pareciera  muy marciano comparado con el comunismo y el nazismo y el control absoluto de los gobiernos. Yo contemplo la ciencia-ficción para reflejar la actualidad que nos rodea. Black Mirror es para reflejar el “Eh, chaval, ¿qué haces valorando a tus colegas de Instagram?”

Pero se critica que esta ciencia-ficcion acierta con el tema de las nuevas tecnologías, pero falla en predicciones más lejanas.

En el ejemplo del control parental [capítulo de Black Mirror y herramienta para bloquear contenidos concretos] lo vemos. La verosimilitud científica me importa menos como escritor que la intención lírica o filosófica o metafórica del episodio. A veces vendrá el ingeniero que dirá “Joder, qué cercano es esto”, pero no era la intención del autor. Estás creando una fábula interesante. Según el tono de la novela la gente exige una serie de cosas. En Spiderman nadie dice que no cree al hombre arácnido por poco realista. Tampoco se comenta la verosimilitud de Star Wars.

Estamos en un tiempo que avanza muy rápido. La ciencia-ficcion es una excusa para hablar de lo que está pasando ahora.

Hay una ciencia ficcion de primeras y otra de segunda.

Puede ser. Para el publico que va dirigido. Yorgos Lanthimos (Langosta, El sacrifico de un ciervo sagrado) juega a a la ciencia-ficción. Parece que te jugzan mucho según qué liga juegues. Me gusta la mezcla de géneros. Suelo ser mas indulgente con novelas de género. En peliculas en cambio me gusta todo. A mí el esfuerzo del género de alguna manera me hace ser más indulgente. A mí si las cosas con verosimiles dentro de la misma historia  me vale.  “Es que esto no es real”. Tampoco es real Romeo y Julieta. Yo quiero que me apasionen y me hagan reir. Creo que la realidad está sobrevalorada [risas]. La realidad supera a la ficción. Hay cantidad de relatos verídicos que les ha pasado a gente que conozco y que a mi productores me han dicho “no, es que eso no vamos a decirlo porque no es verosímil”. Es verdad que tu historia requiere eso. Matrix es poco realista, pero consigue mucha verosimilitud interna. Hay que creérselo mucho. Como en Star Wars.

La verosimilitud científica me importa menos como escritor que la intención lírica o filosófica o metafórica del episodio. […] CREO QUE LA REALIDAD ESTÁ SOBREVALORADA

¿Qué te han parecido las últimas?

Me han gustado. Los VII y VIII estan bien. El VII es muy clónico con el IV. En esto soy un poco hereje. La IV, V, VI me gustaron, pero no eran peliculones ni perfectas. Mi favorita es la IV. Me parecen muy divertidas. La VIII es divertida y con épica y diversión. Eso lo tenían las antiguas. Los fans lo han magnificado y nada les gusta. Rogue One es más seria que las antiguas. El fan se las ha tomado tan en serio que ahora nada satisface.

 

León Miranda, el protagonista de la novela, debe investigar unas runas misteriosas halladas en el planeta que acaba de empezar a ser colonizado.

 

Tampoco es real Romeo y Julieta

¿Y los episodios I, II y III, las llamadas precuelas? ¿A favor o en contra de Jar Jar Bins?

En contra, pero sin odio. Los jedis no tienen miedo en esa película bajo el agua. Visualmente son muy horteras. Importa más la forma que el fondo. Era todo muy de flexiglass, muy malo, con esas coletillas. Me pillaron en mal momento. Tiene buenos instantes como el combate final en la I y en la III. Quizá la I me gusta más. Pero me aburrieron. Me parecieron cursis y pesadas. Tienen más ritmo y espectáculo las actuales, pero no me va la vida con ellas. Importa mucho la edad con la que las contemplas. Yo soy más fan de Indiana Jones y no me gusta La calavera de cristal.

¿Qué personaje te gustó más crear en tu novela?

Nunú y Félix. Estaban fuera de la novela y Nunú aparecerió posteriormente. Yo me di cuenta de que estaba escribiéndola donde claramente los que yo llamo zombies (inmigrantes, refugiados, gente del tercer mundo…)

 

Uso muy pocas comillas. Hasta me costó alguna discusión con los editores. Se hace desde hace mucho tiempo. Hay novelas de hace cincuenta años que ya hacen eso. La modernidad ya es antigua.

Los llamas así sin cursivas…

Porque cambian de significado las palabras. Álgido significaba el momento más frio y ahora se usa como el momento más alto, el pico de emoción de una situación. Me gustaba la idea de que a  los zombies se les llamara así. Uso muy pocas comillas. Hasta me costó alguna discusión con los editores. Se hace desde hace mucho tiempo. Hay novelas de hace cincuenta años que ya hacen eso. La modernidad ya es antigua. ¿Y por qué lo hago? Me di cuenta de que estaba dando la historia desde el lado pijo. No contaba la historia de ningún zombie. Me atraía la idea de un tipo que odia a los zombies y que se convierte en uno, que está al otro lado de la frontera. Hasta que no me puse a escribir el tercer o cuarto capítulo no pensé en incluirlos. Creo que son el corazón de la novela. Si te fijas los personajes de ese mundo desencantado, de esa Tierra aque se apaga, son tirando a fríos. Me parece que el personaje menos frío es Félix; tiene una pose latina. Y otra cosa: me dijeron que eran los personajes de Los Miserables, comparancion muy bonita, pero hay otra influencia más : Arya Stark y El Perro de Juego de tronos. Nadie me lo ha dicho, pero luego lo he visto: la idea de la Bella y la Bestia, la historia de un personaje bruto y una niña me gusta, me atrae. Un personaje detestable que acaba perdiendo. La gente quiere a Félix, y esto me sorprende. De alguna manera como la policía le ataca la gente lo quiere mucho, junto a la Nunú. Cuando sufre o llega a una situación de no retorno yo lloro. Yo estaba escribiendo y lloraba: es la primera novela que escribo. Yo escribo el capítulo y no sé adónde va a levarme el capítulo: no sé seguro si voy a matar a ese persojne o no. Tengo claro que va a morir pero no lo sé. Me pongo trampas a mi mismo. Con Félix lo pasé mal. Algún un amigo se ha enfado. Hago cosas abruptas como George R. R. Martin. Engaño.  Hoy día es difícil sorprender. En Hiperion, que lo estoy leyendo, hay un diario de un cura y encuentran una gruta en un planeta y lo leo ahora y digo “Me cago en la leche”. Al mismo tiempo yo ya sabía que son tópicas. Entre la Odisea, Shakesperare y los demas está todo contado. Los conflictos están todos hechos. La combinación de ingredientes y el estilo tienen la diferencia. Poco más. Cuando ves Black Mirror y ves la escena del cerdo dices “Qué huevos hacer eso”: por el estilo nuevo.

la idea de la Bella y la Bestia, la historia de un personaje bruto y una niña me gusta, me atrae.

En tu libro hay una protagonista femenina con gran personalidad e importancia en la historia y el malvado de la historia es El Enterrador, que resulta ser gay. ¿La ciencia ficción está adapatada socialmente a este presente?

Yo creo que la gente escribe en la sociedad en la que está. Esto no está buscado. Creo que [el panorama literario] todo se va a teñir de feminismo y libertad LGTB. A la vez el capitalismo tiene que estar presente como tema. Usamos con mucha alegría eso de “Hay gente que se adelanta a su época”, cuando creo que nadie lo hace: el tiempo es el que lo dice. No creo que la gente no refleje la época en la que escribe. Por ejemplo para mí el tema de la homosexualidad es un tema que siempre me ha importado. La identidad sexual y el aburrimiento, la pareja, el sexo o la monogamia o el dinero o la izquierda y derecha son temas recurtentes: cada uno habla de los temas que le preocupan. En mi novela la bisexualdiad parece estar aceptada, pero no del todo, aunque han pasado ciento cincuenta años del presente. Es una deformacion del ahora. No sé qué pasará dentro de ciento cincuenta años y no podré comprobarlo. Y no podrán comprobarlo con mi novela. No ha tenido tanto éxito [risas].

 

Entre la Odisea, Shakesperare y los demas está todo contado. Los conflictos están todos hechos. La combinacion de ingredientes y el estilo tienen la diferencia.

¿Qué aceptación ha tenido, por cierto?

Creo que ha tenido una buena, maja. Me parece un exitazo brutal. Que la hayan publicado y este premio es alucinante. Mi próxima novela no es ciencia-ficción; es policíaca, más realista e intimista. La tengo parada. El trabajo me pasa por encima. Estoy como creador de una serie de terror de Netflix con actores mexicanos sobre cazadores de demonios. Se llama Diablero. He estado hasta arriba de curro y la novela es absorbente. Necesito dos o tres meses para meterme de lleno. Tengo muchas ganas; escribiendo novelas me lo he pasdo mejor que en ningún rabajo. Escribo por placer, pero lo que falta en esta sociedad es tiempo. Me encantaría tener la tranquiliad económica. Salvo que seas Ruiz Zafon o Pérez-Reverte es muy jodido.

 

La identidad sexual y el aburrimiento, la pareja, el sexo o la monogamia o el dinero o la izquierda y derecha son temas recurRentes: cada uno habla de los temas que le preocupan.

Para terminar, ¿los jóvenes leen? ¿Qué harías para fomentar la lectura?

Lo de que la gente cada vez lee menos no es cierto. Siempre la gente que lee es más que la que no lee. Es cierto que ahora se leen whatsapps y que las faltas de ortografía cada vez importan menos. Pero leen artículos, videojuegos. La gente que es lectora lo es. El mensaje ese de “La sociedad ahora es peor” es lo de los viejos. Hay incluso una cita de Plutarco que dice eso de “los jovenes de ahora no respetan a sus mayores”: los chavales ahora son más listos. Ahora el abanico de entretenmiento es mayor. Es difícl competir con videojuegos o series. ¿Y si fuera Ministro de Cultura? Haría el colegio más atractivo, menos examinante, intentaría enfocar la lectura como un hobby y nunca como una obligación. Sacaría la obligatoriedad de la lectura. No tiene sentido mandar La Regenta. Hay chavales muy académicos que les gustara, pero a la mayoría no. En el momento en que te lo mandan es una puñeta. También es cierto que si no te obligan no lees. Leer debería ser algo que te dejan en tus ratos libres. Mejor Harry Potter que El Quijote.

¿Es mejor leer algo malo, un mal producto cultural, que no leer nada?
Por supuesto: se aprende muchísimo leyendo cosas malas.

Leer debería ser algo que te dejan en tus ratos libres. Mejor Harry Potter que El Quijote.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here