Estimado Se√Īor Torra:

Desde que lleg√≥ a la la Presidencia de la Generalitat, no ha hecho m√°s que demostrar, que el cargo que usted ostenta, se le queda demasiado grande. Y no es digno poseedor de dicha responsabilidad, no por su trayectoria,-la cual, sinceramente, es meritoria y dilatada-, sino porque desde el minuto uno, no ha hecho m√°s que gobernar para la minor√≠a de los catalanes mientras ha despreciado a una mayor√≠a que no compart√≠a sus tesis xen√≥fobas y secesionistas. En lugar de gestionar los recursos para todos,-que es lo que se espera de un l√≠der institucional-, se ha conformado con contentar a un nicho determinado. Fragmento de la sociedad, que en los √ļltimos compases, -y como demuestran sus recientes indecisiones-, se ha reducido todav√≠a m√°s, y ahora tan solo conf√≠a en seducir a la Catalu√Īa descerebrada, a esos ciudadanos que han sustituido la materia gris por una mezcla de serr√≠n y esti√©rcol generada por las pantomimas y manipulaciones creadas por una educaci√≥n sesgada, sectaria y anti-espa√Īola. Hablo de los CDR y del resto de radicales que la semana pasada incendiaron las calles de Barcelona en respuesta a la Sentencia del proc√©s, esos cachorros anarquistas exacerbados que ya yac√≠an en el vientre de su madre con el odio a Espa√Īa, y que tienen tal rencor a nuestro pa√≠s, que no dudar√≠an en terminar con la vida de cualquiera que defienda su integridad y sus leyes.

Porque son precisamente las leyes, las que son el sino y objeto del Derecho,-materia de la que usted en teor√≠a es experto-, las que se valoran en la Sentencia del¬†proc√©s en base a unos hechos, unas actitudes, las de sus colegas secesionistas, que atentan contra la Constituci√≥n y contra nuestro Estado de Derecho. Una jurisdicci√≥n, que tiene como objetivo y fin, el mantenimiento del orden y la convivencia entre los espa√Īoles. Porque como se aprende en filosof√≠a del Derecho, las sociedades civilizadas deben estar regladas para prosperar y conseguir una armon√≠a que impida la existencia del caos. Anarqu√≠a, que parece ser ahora su nueva zona de confort. As√≠ lo manifiestan sus iniciativas de investigar a los Mossos d¬īEsquadra por amedrentar a los terroristas,-utilizo este termino ya que recuerde que estos a los que usted pidi√≥ que calentaran la calle lo hicieron de manera literal y quemaron la ciudad condal sembrando el terror-, o su inactividad manteniendo un silencio c√≥mplice con los que han amargado la existencia de los catalanes. Secesionistas, como los condenados por la sentencia del juez Marchena, que no est√°n sentenciados por el hecho de querer independizarse de Espa√Īa,-eso, por mucho que le pese a un servidor, es totalmente legitimo-, sino por incumplir la legalidad vigente. Normativa, en la que a d√≠a de hoy, no se permite a una regi√≥n independizarse de Espa√Īa ni celebrar un refer√©ndum para hacerlo. En definitiva, su compa√Īero Oriol Junqueras, y su amo Carles Puigdemont no est√°n siendo perseguidos por sus ideas,-que como ya he dicho, son razonables pese a que no comulgue con ellas-, sino por haber incurrido en delitos tipificados por el C√≥digo Penal.

Ser√≠a distinto, si de manera genuina, los partidos secesionistas consiguen llevar a cabo una moci√≥n en el Congreso de los Diputados en la que se modificara la Constituci√≥n permitiendo la convocatoria de un refer√©ndum, o el C√≥digo Penal destipificando los delitos de Rebeli√≥n, sedici√≥n, desobediencia y malversaci√≥n. En ese caso, si se consiguiera establecer normas flexibles, seguramente sus socios y allegados, no estar√≠an de turismo por Europa o entre rejas. Porque gracias a Dios, a diferencia de pa√≠ses como Rusia, -naci√≥n a la que ha hecho alg√ļn gui√Īo su due√Īo Carles Puigdemont-, Espa√Īa es una de las democracias m√°s plenas del mundo, como recoge el Democracy Index 2018, y en nuestro pa√≠s, todos los ciudadanos son libres de opinar sobre cualquier idea siempre y cuando estos planteamientos no deriven en el atentado de alg√ļn precepto constitucional o legal.

Leyes, que usted incumplir√° nuevamente, incurriendo en delitos m√°s graves que sus compa√Īeros, -puesto que algunas actuaciones de los comandos separatistas liderados por su figura, como el intento de derribo de un helic√≥ptero de los Mossos, podr√≠an ser objeto del delito de rebeli√≥n-, si decide continuar el plan rupturista y convoca otro refer√©ndum ilegal en 2020.

Para finalizar, le trasmito mis mejores deseos de cara a las hipotéticas y previsibles elecciones catalanas,-aunque todo el mundo sabe que usted es más un cadáver político que un gobernante con aspiraciones-, y le animo a reflexionar sobre las consecuencias no de sus ideas, sino de sus actos ilegales.

Atentamente,

Jorge Brugos Martínez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.