Modo día

Hace ya unos años que me estoy dando cuenta de que hago viejo y aunque te digan que todo va a mejor sabes que hay cosas que no.

Cuándo uno era pequeño se bastaba con lo que tenía: una televisión con dos canales y aquí asi te las apañabas. No vivíamos pegados al televisor y salíamos a disfrutar de la vida junto a nuestros padres y dónde lo importante era relacionarse con la gente. La maldad siempre ha existido, pero no era este el caso diríamos que ser niños era descubrir la inocencia de forma lenta y esto es algo que ahora no ocurre.

Aún recuerdo cuándo los videoclubs eran algo único y dónde te peleabas para pillar el último estreno y dónde siempre la película que tu deseabas estaba alquilada y la gente siempre decía: “seguro que las guardan para fulanito o menganito”. Los videoclubs eran lugares de encuentro y en la que muchas generaciones descubrieron películas que nunca saldrían por la televisión. Era un lugar dónde interactuábamos. Ahora todo es más gris y es que simplemente una persona se sienta ante una pantalla (móvil, televisión o lo que sea) y sé piensa que así es más libre y tendrán razón, pero lo que consiguen es que el ser humano se deshumanice totalmente, pero si este es el futuro yo no seré quién vaya en contra de él.

A veces me río mucho cuando oigo que la gente se reune y habla, pero a veces la realidad es diferente. Todos se reunen ante el dios Apple, Samsung o la marca que sea. Ves a grupos de personas que se hablan entre ellos por un móvil en lugar de hacerlo cara a cara. Ya no existe la magia de lo desconocido. A día de hoy existe una generación que se piensa que lo sabe todo y es la más inculta en muchos aspectos. Tecnológicamente estarán en otro nivel, pero en lo que podríamos catalogar cómo relaciones sociales nunca sabrán lo que era quedar después de clase para jugar o simplemente reirse de la vida.

No quiero decir que nuestra generación no fuera perfecta, hubo muchos problemas cómo en todas las épocas y a pesar de todas las injusticias que existían intentamos siempre luchar contra ellas.

Hay mucha gente joven que quiere cambiar el mundo, pero cómo si fuera el mito de la caverna de Platón, hay muchos más que siempre vivirán dentro de ella sin querer ver que existe tras este mundo que han diseñado y en el que las relaciones personales y de amistad se pierden en pro de la individualidad y el éxito por encima de otras cuestiones.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí