Modo día

La nueva serie de Matt Groening toma las virtudes de Futurama y Los Simpson para crear un mundo medieval irónico y poliédrico. Bean, la protagonista, una princesa rebelde que desea emborracharse e irse de juerga, juega con Elfo, un elfo exiliado bonachón e inocente, y Lucy, un demonio malicioso que trama siempre actos gamberros. La trama es irónica y mordaz, al estilo de Groening, con referencias actuales (lenguaje inclusivo, racismo, feminismo, etc.) y un tímido acercamiento al estilo de Padre de familia (más ácido y sexual, con pequeñs sketches y flashbacks para arrancar brevísimas sonrisas). La estética y la banda sonora recuerdan más a Futurama que al clásico Los Simpson, con planos  amplios por ordenador más modernos y pulcros.

Matt Groening es famoso por haber creado la famosísima Los Simpson, hito histórico de la televisión que forma parte ya de la historia cultural estadounidensa, parodia de todo lo parodiable en color amarillo antropomórfico, con mucha crítica de la sociedad que representa en sus ámbitos económicos, políticos, sociales, culturales o raciales. Homer Simpson es famoso en los cinco continentes y es tal vez el norteamericano más famoso del mundo, con su pereza, arrebatos de ira y corazón tierno que se esfuerza constantamente por su familia.

Sorprendentemente este guionista consiguió crear Futurama, una especie de serie de ciencia-ficción con toques graciosos sobre aventureros ciudadanos de sistemas planetarios y sus conflictos. Divertida y ácida, consiguió crear personajes entrañables y capítulos tiernos, como el capítulo del perro de Fry, el protagonista. Perdió el toque tan americano y político de su anterior saga, pero a cambio ganó una serie donde hablar de cuestiones más científicas y tecnológicas siempre desde un punto de vista gamberro y fresco.

Ahora Groening ha vuelto de mano de la plataforma Netflix y las críticas, si bien no han sido entusiastas, han aceptado los primeros capítulos de la “primera temporada” con el beneficio de la duda. Una presentación de personajes sobria, divertida, que no teme parecerse a Juego de Tronos, con un ritmo de aventuras y persecuciones, facilita el visionado de capítulos cortos (no así el primero) y entretiene sobradamente. Desde aquí le deseamos suerte maléfica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here