Modo día

La nueva película del universo Lucasfilms y Disney desarrolla un episodio de la vida de Han Solo y cómo alcanzó a tener ciertos amigos y ciertas naves espaciales. Intenta tejer ciertos elementos carismáticos de películas anteriores, como un romance picantón y trágico, que si bien no es patéticamente extripable como el de amor interracial del episodio VIII, no termina de calar y de tener el ardor de la insinuación de Leia y Solo. Los secundarios, algunos entrañables, y las escenas de acción divertidas hacen olvidar la falta de trascendencia de la trama y que el protagonista sólo haga alguna que otra mueca parecida a Harrison Ford. Tiene algún que otro agujero de guión, aunque, como Rogue One, emite un olorcillo a cariño de los los años analógicos y de algún guionista ingenioso oportuno de los que los episodios VII y VIII adolecen. Lo mejor es, sin duda, los encuentros con amigos que posteriormente serán camaradas y la revolución proletariada androide. Lo peor: la sencillez de algunas tramas y la falta de concreción, además de algunas insinuaciones sexuales que están a medio de camino de ingeniosas o escandalosas para la era Disney. Aprueba por el fracaso de sus predecesoras, no por sus éxitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.