Modo día
La dama y el vagabundo (2020) se estrena hoy junto a su plataforma Disney+. Se une así a la gran lista de remakes que ha liderado el gigante Disney, llevando sus grandes clásicos a acción real (como El Rey León, Aladdin…). Aqui os dejamos ya nuestra reseña en exclusiva:

Comenzando por su sinopsis, este remake del clásico de Disney de 1955 ha calcado con gran exactitud a su original. No obstante, hay integrados ciertos elementos de novedad con el fin de hacer la película “intrigante” (si acaso eso es posible en estos proyectos). ¿Cuales han sido esos decisivos cambios? El 90% de ellos orientados a la “integración racial” cambiando el color de piel a una de raza negra a la dueña de Reina o a su tía o poniendo a un médico chino para que trate el parto en la primera parte del film. Tambien otro cambio notable que han podido notar los fans desde el minuto 1 es el inesperado “cambio de sexo” de Jock, el perro schnauzer, a Jocqueline, una perrita schnauzer que cumple los deseos de su ama posando para sus particulares cuadros.

¿Pero qué sería de La dama y el vagabundo sin su inimitable escena de los espaguettis? Evidentemente nada. Acompañada de su canción Bella Notte, este remake recrea a la perfección el momento esperado por todos los espectadores, cuando Reina y Golfo se funden en un casual beso con los espaguettis. Aprovecho también para hacer una particular mención al intento de mantener la banda sonora con ambientación de los 50 (puede que por partituras descartadas originalmente o hechas aposta) lo que favorece a la añoranza de la versión original.

De igual modo, es admirable el trabajo llevado a cabo en CGI para crear naturalidad en las expresiones de las mascotas. Especialmente, ya no solo en darle rasgos humanos sino en darle cierta similitud (sin dejar de lado el realismo que busca) con los personajes originales del clásico Disney. El avance de esta tecnología cinematográfica crece a pasos agigantados y cada vez serán más las posibilidades de crear películas sin necesidad de un factor “real”. Calcar la realidad, dependiendo menos de ella.

En conclusión, La Dama y el Vagabundo logra con maestría devolver la esencia y añoranza de su predecesora, aún con la falta de originalidad que supone en si misma. Así pues, veamoslo así, como una nueva oportunidad de revivir todos estos éxitos de la factoría Disney, ante la aparente falta de nuevos proyectos originales. Y demos también la bienvenida a la nueva plataforma en streaming Disney+ (que ya en su primer día ha generado cierta controversia por la limitación de contenidos y de dispositivos de reproducción en aquellas Smart TV más antiguas de 2016). Sea como fuere, solo queda esperar para ver la evolución de la plataforma y de la, cada vez mayor, empresa cinematográfica: Walt Disney Pictures.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí