Modo día

“Vox populi, vox dei” La voz del pueblo, es la voz de Dios, traducción literal para los mal pensados.  El pueblo ha hablado y eso va a misa o debería haber ido porque el pueblo, ha tenido que hablar dos veces ya que a la primera, nadie le escuchó y a la segunda no caben más dudas; inmensa sordera política por fin solucionada.

Ahora, seremos testigos de  como todos los candidatos no tienen pudor alguno en desnudarse y mostrarnos sus vergüenzas si con eso consiguen sus objetivos,  manifestando sin disimulo sus deseos mas inconfesables.

Sánchez ha fracasado, ha perdido escaños, se ha gastado nuestro  dinero innecesariamente para terminar peor que estaba y suicidarse al pactar con la izquierda real.

Albert Rivera, se ha quedado en pelotas finalmente, como lo hizo en su primer cartel electoral y guiado por su ambición desmesurada, desplazarse a la derecha para competir con los populares abandonando su posición primigenia que le aportó sus éxitos anteriores. Ha intentado corregir tarde y mal para terminar solo y sin escaños. Ha dimitido, como le pasó a Suárez y ahora anda metido en la búsqueda de la “felicidad holística” dejando a su partido sin dirección y en guerra por ocupar su liderazgo.

El joven Casado, necesita tiempo para madurar y a pesar de dejarse su  barba masculina en estas segundas elecciones, le falta conseguir que no lo se le relacione con el PP de la corrupción. Además, se equivoca al seguir defendiendo a sus predecesores. No tienen defensa.  Debería haber cambiado el nombre al partido, crear uno nuevo para que no se tuviera duda alguna. Se podría llamar DEI (derecha española íntegra)

Abascal irrumpe con fuerza y sin problemas, aglutinando el general descontento de los españoles de derechas a los que el partido popular ha defraudado por sus complejos y por su manifiesta corrupción mientras que la izquierda interpreta su particular alarma antifranquista y vox genera su alarma anticomunista manifestando ser de derechas sin complejo alguno.

Iglesias se ha desmoronado, ha perdido muchos votantes pero este hombre, es un superviviente nato. Constante, impasible y con las ideas claras ha vuelto a la casilla de salida con muchas posibilidades de pisar moqueta a pesar de su descalabro numérico.

He sido testigo del “abrazo de hipócritas”, de “la conjura progresista”, de la “alerta antifascista” que todo lo aglutina limando los problemas que existieron días antes y renunciando a la confrontación entre hermanos de izquierdas. Que lejano en el tiempo queda cuando la pareja del frente popular no se soportaba y se insultaban al cruzarse en los pasillos del hemiciclo y  desde la tribuna en cada turno de oratoria. Ahora se abrazan sonrientes y con los ojos cerrados, los dos se necesitan para su propia supervivencia. Nos prometen dedicación exclusiva en los temas de la gobernanza con tres vicepresidencias y un solo dios presidente, al mejor estilo católico con su santísima trinidad atea. En menos de 48 horas, como nos prometió el Dr. Sánchez, un pacto de gobierno en  coalición de dos folios. Lleno de lugares comunes y de ninguna medida concreta se ha firmado, sin embargo, no es suficiente mentar la igualdad, merecemos explicaciones claras de las medidas que piensan tomar porque nos afectarán.

Todo esto coincidiendo con el viaje a Cuba del Rey. Felipe VI, ni siquiera ha iniciado las rondas de consultas, no ha llamado a Sánchez. Pero para el doctor y el profesor universitario no es necesario más esperas porque son profundamente republicanos y la actual jefatura del estado no merece más atención ni respeto, es solo un anécdota y ellos se apañan para todo y no lo necesitan.

Tenían que haber esperado a que el Jefe del Estado volviera a España para hacer público sus acuerdos. Esto era lo justo.

Recuerdo cuando en el Palacio Real, nuestro presidente se puso en la cola del pasamanos oficial del Rey y alguien de protocolo tuvo que recordarle que aquel no era su sitio; presagio del presente. Lástima que hoy, no haya nadie que aperciba al casi presidente que para llegar a pactos de gobierno, primero tiene que ser requerido y nombrado  por el Rey, es así.

La democracia empieza a degradarse cuando se pierden las formas. Le pasa lo mismo que a la Ley. El relato y el proceso, son importantes. La ceremonia está para algo. Sánchez sabe que lo llamarán, está seguro, él es la lista más votada y representa al Socialismo y al progreso, pero no puede esperar. Ya se ha nominado para el cargo sin el placet real.

Me encantaría que no fuera así; imagínense si el  Jefe del estado, le diera un buen susto a su vuelta. En plan susto o muerte al mejor estilo de halloween y eligiera a Casado para formar gobierno, puede hacerlo.

Piensen en la cara de Pedro cuando Casado le llamara por teléfono para formar un gobierno de coalición con mayoría absoluta y afrontar con seguridad las reformas que precisa hoy nuestra España llena de dudas, traidores y de naciones dentro de naciones en plan muñeca rusa infinita.

Si esto sucediera, tendríamos una mayoría absoluta estable. El Rey, obligaría así a nuestros políticos a ser estadistas por fin y dejar de ser moradores de sus propios ombligos.  Tendríamos mayoría sin apoyos de la  miríada maldita; antisistema, anticonstitucionalistas, golpistas, terroristas  y un largo etcétera de Ruines innombrables.

Casado le pediría a Pedro formar gobierno entre los dos. ¿Qué contestaría Sánchez? Primero tendría que recuperarse de la sorpresa. Después, arremetería contra la Corona por antidemocrática y por haber tomado parte,  pero terminaría sonriendo, como hizo mientras le abrazaba el coletas si le dejan ser presidente que es lo importante para él.

Espero que D. Felipe vuelva pronto y no sea raptado por el gobierno cubano como le gustaría a Sánchez y tome partido en sus obligaciones para bien de España que tanto le necesita. No se a ustedes, pero a mí, cuando el Rey está fuera me siento intranquilo al máximo.

He decidido votar al rey cada cuatro años, o sea ni monárquico ni republicano; monarquicano es lo que soy.

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí