Modo día

¿Quién está matando a los moñecos? trata de un mundo en el que las marionetas coexisten con los humanos como ciudadanos de segunda clase. Un títere expolicía que trabaja como detective privado, Phil Phillips, trata de seguir la pista del asesino de su hermano, quién amenaza también con eliminar uno por uno a los miembros de un show de los 80. La siguiente en la lista es un viejo amor de Phil, Jenny (Elizabeth Banks), lo que empuja a este a pedir ayuda a su antigua compañera de trabajo, la detective Connie Edwards (Melissa McCarthy).

Este proyecto ya llevaba en mente varios años por The Jim Henson Company cuando su creador Brian Henson comenzó con un espectáculo llamado Puppet Up!-Uncensored. En la época entre el 2010 y 2012 se buscó a numerosas estrellas (entre ellas Cameron Díaz o Dwayne Johnson) con el fin de hacer el proyecto más atractivo y de ese modo lograr financiación. “Si se pudiera hacer la película por menos de 10 millones, todo habría sido más fácil. Menos dinero en un proyecto en Hollywood significa más posibilidades de financiación” explicaba Henson a Collider. Cuando finalmente lo calificaron de R (para un público mayor de edad) por su contenido en sexo, palabrotas y violencia, se hizo todavía más difícil que saliera adelante. ¿Cómo lograron que la película se llevara acabo? Pues gracias a la implicación de Melissa McCarthy en el proyecto, no solo como protagonista, sino también como productora junto a su marido Ben Falcone.

Pues bien, el resultado ha sido una comedia… con un humor simple. La trama en sí es muy previsible, lo que es una ventaja porque el espectador no tiene que esforzarse en sus averiguaciones, pero al mismo tiempo una desventaja porque el público no es tan ingenuo como propone esta película. Al ser una comedia, han invertido un 80% en el humor y los diálogos y en cambio un 20% para el resto. ¿Problema de esto? que si no hace tanta gracia como se espera resulta indiferente. Es evidente el punto cómico y al terminar la película puedes recordar algunas cosas “graciosillas”, pero no lo suficiente como para afirmar que es una buena comedia.

Fuente: concdecultura.com

Es una pena que con una idea principal tan buena como es el punto de vista de lo que ocurre cuando “los muppets” no están filmando, cuando los protagonistas son otros en un mundo en que ambos (personas y muppets) conviven juntos, se haya desarrollado tan burdamente. Nuestra intención es hacer el ´Heat´de las películas de marionetas. Quiero que sea como El caballero oscuro o Heat, pero un mundo en el que los humanos y las marionetas coexisten” afirmaba Tod Berger, guionista de esta película. Pues me temo que la jugada no ha salido del todo bien, pues la trama en si no es nada del otro mundo más allá del descubrimiento de quién es el asesino (algo que si te has entrenado viendo thrillers y películas de misterio) averiguarás con facilidad.

Pese a todo, la película es entretenida y la actuación de Melissa McCarthy siempre es de destacar ya que sin duda tiene una gran habilidad en la comedia para hacerte reír con ciertos gestos u expresiones. En conclusión, ¿Quién ha matado a los moñecos? ha sido una película más de este verano de 2018, de la cual esperemos que no se les ocurra hacer una secuela si va a ser igual o peor (por experiencias cinematográficas pasadas es muy posible que peor), pero no obstante buena para pasar un rato ameno aunque con un humor negro básico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here