Modo día

Eché de menos a Iñigo Errejón en el debate electoral en televisión. No porque le vaya a votar, porque no lo voy a hacer por razones obvias: el es republicano y yo soy monárquico, y estoy políticamente más centrado que él. ¿Entonces?. Lo eché de menos por su valentía. Presentarse a unas elecciones generales con un nuevo partido político que ha nacido a pocos meses del 10 de noviembre, fecha de las próximas elecciones generales, es una proeza. 

Las comparaciones son odiosas, dice el argot popular, y más si comparo a Errejón con Abascal, aunque son líderes políticos de los dos extremos, pero tampoco estuvo el segundo en el debate de las anteriores elecciones generales aunque su partido ya existía y pudo prepararlas con más tiempo, y sacaron un destacado resultado con 24 escaños, siendo la primera vez que VOX conseguía representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Errejón está en la misma tesitura, estrenarse en el Parlamento español, aunque no parece que vaya a conseguir ese resultado sino algo menor según la estimación de voto de las encuestas. 

Errejón y su nuevo partido, Más País, son una bocanada de aire fresco en esa izquierda cabreada que ha visto la incapacidad de Sánchez y de Iglesias para entenderse porque el segundo quiere ser ministro y porque el primero pide su apoyo pero no que UP entre en el gobierno, de eso nada de nada. Y lo mucho que me alegro que así sea, dicho sea de paso. Sólo pensarlo, me da escalofríos, como dice un amigo mío con muchos años en su haber y pronunciadas arrugas en su cara de lo mucho que ha faenado en tierra firme en esta vida. Pues eso, unos por otros, la casa sin barrer. Y así, queda en el histórico que Unidas Podemos le ha negado hasta cuatro veces el apoyo al PSOE para gobernar en España, la última en la fallida investidura que nos ha llevado a todos a unas nuevas elecciones generales. Ellos sabrán, pero la imagen que han dado entre los suyos no puede ser más nefasta, donde la ambición es lo primero. Por esto, que Errejón – desde Más País – manifiesta que “primero España y después las siglas”, suena bien y más viniendo de un partido de izquierdas. Y sonando tan bien ¿por qué ese partido no se llama “Más  España?”. Muchos pensamos que porque no han querido, cada uno es dueño de sus actos que ya son mayorcitos. Sin embargo, Más España es una marca registrada por el PP. La usó Jose Antonio Monago en las elecciones autonómicas del 26 de mayo de 2019. “Más Extremadura, Más España” fue el eslogan de Monago durante esa campaña electoral. Con el registro de “Más España” por el PP en la Oficina Española de Patentes y Marcas, Errejón no ha podido usar esa marca si la hubiera querido emplear como el nombre de su nuevo partido político.

Más País – dicen – se presenta para sumar en aquellas provincias donde tienen más posibilidades de captar votos de la izquierda: de los descontentos que votaron antes a otras siglas y ahora no lo van a hacer ó de los indecisos que se quedaron en casa y que ahora buscan que les voten a ellos. Íñigo Errejón, Doctor de Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, afirma que “conocemos bien cómo funciona el sistema electoral español. No vamos a jugar con los escaños”. De momento resta a UP ya que se han ido con Más País diversas confluencias territoriales podemistas de Aragón, Comunidad Valenciana, Murcia y los ecologistas de Equo. 

Más democracia es su obsesión, Errejón ha conocido los tejemanejes de Iglesias para tener un férreo control de UP cuando ambos eran compañeros de viaje en ese malogrado proyecto político, también según las encuestas. Más responsabilidad, más gobernabilidad, más gobierno progresista, son premisas de Más País, con Iñigo Errejón y su equipo a la cabeza. 

Errejón se atreve a dar consejos  “pragmáticos” – como el mismo los define – a sus adversarios políticos de izquierda. Se ha situado a la izquierda del PSOE y a la derecha de UP con un mensaje más moderado que los de Iglesias sin dejar de ser reivindicativo. Con una buena puesta en escena, dominando los tiempos y la imagen que quiere transmitir, que de esto sabe mucho. 

Desde Más País manifiestan su empeño de no ser un obstáculo para que si el PSOE gana las elecciones haya en España un gobierno de izquierdas. En plena campaña electoral ofrecen que Más País sea un partido bisagra – sí señor Rivera, que no es tan malo – y dar gobernabilidad al país siempre que los socialistas no pacten con las derechas. Lo expresó Errejón bien claro en el discurso de presentación de Más País: “cada escaño que saquemos se pondrá al servicio de un gobierno progresista aunque ello implique sacrificar la solución a todas las transformaciones”.

Iñigo Errejón quiere que Más País despierte la ilusión en el votante de izquierdas, quiere ser también el destino de aquellos que ya habían elegido la abstención como signo de protesta por el bochornoso espectáculo del PSOE y UP y su falta de entendimiento. Muy pronto sabremos si consiguen ilusionar a ese electorado tan cansado con los líderes de la izquierda española.  Están convencidos que concurren a estas elecciones generales para ser la solución al bloqueo político. Los votantes españoles de izquierdas tienen su última palabra y su voto. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí