La historia de la inteligencia artificial suma otro cap铆tulo con el regreso de Sam Altman como director general de OpenAI, la creadora de ChatGPT. Este retorno se produce despu茅s de haber sido despedido recientemente, lo que desencaden贸 una serie de conflictos internos en la empresa. La amenaza de renuncias masivas por parte de m谩s del 90% de la plantilla y la presi贸n de inversores, liderados por Microsoft, llevaron a un acuerdo para su reincorporaci贸n.

La salida de Altman el pasado viernes, argumentada en una p茅rdida de confianza, provoc贸 un fin de semana tumultuoso en OpenAI. Los inversores, encabezados por Microsoft, buscaron activamente el regreso de Altman, llegando al extremo de contratarlo para liderar un equipo de desarrollo de inteligencia artificial propio en Microsoft. Este movimiento dej贸 a OpenAI primero bajo la direcci贸n de Mira Murati, jefa del departamento de tecnolog铆a, y luego bajo el cofundador de Twitch, Emmett Shear. Estos cambios r谩pidos generaron preocupaci贸n entre la plantilla, que critic贸 la falta de liderazgo y visi贸n del consejo de administraci贸n.

Sam Altman, de 38 a帽os, regresar谩 a OpenAI como consejero delegado, el mismo cargo que ocupaba anteriormente. Este retorno tambi茅n implica cambios en el consejo de administraci贸n, con la entrada de nuevos perfiles como Bret Taylor, ex-Salesforce y ex-Twitter; Larry Summers, exsecretario del Tesoro con Bill Clinton; y Adam D’Angelo, cofundador y consejero delegado de Quora. Su principal tarea ser谩 seleccionar nueve nuevos directores.

“Con el apoyo del nuevo consejo y Satya Nadella (Microsoft), deseo volver y aprovechar nuestra s贸lida asociaci贸n con Microsoft”, lanza Altman

“Me encanta OpenAI y todo lo que he hecho en los 煤ltimos d铆as ha sido para mantener unido a este equipo y su objetivo. Cuando decid铆 unirme a Microsoft el domingo por la tarde, estaba claro que ese era el mejor camino para m铆 y el equipo. Con el apoyo del nuevo consejo de administraci贸n y de Satya Nadella (al frente de Microsoft), deseo volver a OpenAI y aprovechar nuestra s贸lida asociaci贸n con Microsoft”, escribi贸 Altman en X (Twitter).

Este giro en la direcci贸n de OpenAI refleja la lucha interna sobre c贸mo abordar el potencial de la inteligencia artificial. Por un lado, est谩 la corriente que aboga por el desarrollo comercial y a gran escala de la IA, consider谩ndola una oportunidad transformadora. Por otro lado, existe la preocupaci贸n sobre los riesgos asociados con el r谩pido desarrollo de un sector que podr铆a representar una amenaza para la humanidad. Altman y Microsoft est谩n alineados con la primera corriente, mientras que el consejo de OpenAI habr铆a preferido adoptar un enfoque m谩s cauteloso.

Fundada en 2015 como una organizaci贸n sin 谩nimo de lucro, OpenAI inicialmente buscaba desarrollar la inteligencia artificial de una manera que beneficiara a la humanidad, sin estar guiada por el beneficio financiero. Los desacuerdos sobre la postura de Altman, incluyendo sus esfuerzos para recaudar fondos significativos de fondos soberanos de Oriente Medio o de Softbank para crear un nuevo negocio de fabricaci贸n de hardware para la inteligencia artificial, fueron parte de las tensiones que llevaron a su despido y ahora a su sorprendente regreso.

La plantilla de OpenAI, compuesta por aproximadamente 750 empleados de 770, hab铆a expresado su apoyo a Altman a trav茅s de una carta y amenazaba con renunciar en masa tras su despido. El regreso de Altman marca un momento crucial en la trayectoria de OpenAI, cuyo liderazgo es considerado clave para el 茅xito de la empresa seg煤n sus empleados y el mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqu铆

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.