¬°Est√°n locos estos romanos!

Ob√©lix, el irreductible devorador de jabal√≠es que, junto con Ast√©rix, defend√≠a su peque√Īa aldea gala del invasor romano, nunca pens√≥ hasta qu√© punto ten√≠an raz√≥n sus palabras. Despu√©s de leer la espl√©ndida novela¬†Yo, Claudio¬†de Robert Graves, no me queda m√°s remedio que darle la raz√≥n al bueno de Ob√©lix, e incluso dir√≠a que se qued√≥ corto.

Los aficionados a los mitos cl√°sicos sin duda conocer√°n o habr√°n o√≠do hablar de Robert Graves. Este escritor brit√°nico se destac√≥ por su tremenda erudici√≥n y su estupenda compilaci√≥n de mitos griegos, adem√°s de publicar novelas bien documentadas y de gran calado. Entre ellas, la m√°s conocida es la que nos ocupa, Yo, Claudio¬†(1934), pero no ser√≠a de extra√Īar que hayan o√≠do hablar tambi√©n de su continuaci√≥n, Claudio, el dios, y su esposa Mesalina (1935), o de El conde Belisario¬†(1938).

La novela es una supuesta autobiograf√≠a de Tiberio Claudio, emperador romano entronado en el a√Īo 41 d.C. que nunca quiso ese t√≠tulo y ning√ļn otro y que, por azares del destino desarrollados magistralmente por Graves, se lo encontr√≥ de frente. El mismo Claudio se presenta as√≠: Yo, Tiberio Claudio Druso Ner√≥n Germ√°nico Esto-y-lo-otro-y-lo-de-m√°s-all√° (porque no pienso molestarlos todav√≠a con todos mis t√≠tulos), que otrora, no hace mucho, fui conocido de mis parientes, amigos y colaboradores como ‘Claudio el Idiota’, o ‘Ese Claudio’, o ‘Claudio el Tartamudo’, o ‘Cla-Cla-Claudio’, o, cuando mucho, como ‘El pobre t√≠o Claudio’, voy a escribir ahora esta extra√Īa historia de mi vida. Con semejante introducci√≥n, uno ya se espera el tono con el que se va a desarrollar la novela, pero esta hilarante presentaci√≥n de s√≠ mismo esconde en realidad un relato de luchas intestinas y sangrientas intrigas dentro de su propio entorno de las que posteriormente tuvo conocimiento gracias a su condici√≥n de emperador.

Si bien la novela no se estructura en partes, s√≠ que podemos diferenciar tres bloques coincidiendo con los reinados de tres emperadores: Augusto, primer emperador romano despu√©s de la dictadura de Julio C√©sar e hijo adoptivo del mismo; Tiberio, hijo de Livia Drusila (abuela de Claudio y personaje muy importante en la novela); y por √ļltimo Cal√≠gula, hijo de Germ√°nico (hermano de Claudio).

Claudio creció en medio del desprecio de su propia familia que lo creía idiota, debido a sus continuos tartamudeos, además de sufrir de salud delicada, lo que aparentemente le convertía en un inepto para cualquier tipo de cargo administrativo (¡oh, ironía!). Sin embargo, su intelecto no estaba en absoluto mermado, y se interesó por la historia en su adolescencia. Tuvo como preceptor a Tito Livio, famoso historiador que había escrito sobre la historia de Roma desde su fundación por Rómulo y Remo.

Livia, abuela de Claudio y esposa de Augusto, tuvo que cuidarlo debido al rechazo de su propia madre, que se avergonzaba de él. Livia es perfilada por Graves como la auténtica gobernante en la sombra de las legislaturas de Augusto, su esposo, y de Tiberio, su hijo, los cuales eran poco menos que marionetas bajo su control. El retrato que nos muestra de Livia es de una persona intrigante, calculadora, profundamente influyente y extremadamente peligrosa, que acaba convirtiéndose, sin pretenderlo pues odiaba a su nieto, en pieza fundamental del camino de Claudio hacia su no buscada gloria.

La historia que cuenta Claudio es pr√°cticamente una cronolog√≠a de sucesos de su etapa pre-imperial, comenzando en su ni√Īez y finalizando en su coronaci√≥n. Se dedica a relatar, como un mero espectador que apenas ha tenido protagonismo en ellas, innumerables intrigas, traiciones y ambiciones de los tres emperadores que le antecedieron. En el caso de Tiberio, pone especial hincapi√© en su doble cara con el pueblo y con el Senado, y la crueldad de la que hizo gala, en connivencia con su madre Livia, para entorpecer el ascenso al poder de Germ√°nico, su propio hijo adoptivo y hermano de Claudio.

Pero la etapa de Tiberio no es nada comparada con la de Cal√≠gula, hijo de Germ√°nico. Ni√Īo mimado y consentido desde peque√Īo, desarrolla una megaloman√≠a que le lleva a autoproclamarse dios y a pelearse con otros dioses. Es la parte m√°s hilarante y a la misma vez brutal del relato, tanto por las locuras de su convencido estado divino (llega incluso a enviar a su ej√©rcito a pelear contra el mar por su enemistad con el dios Neptuno) como por su absoluto desprecio por la vida de los dem√°s.

La clave de que Claudio sobreviviera a tanta barbarie tan cerca de su entorno se la da una de sus esposas, Calpurnia, cuando le dice: La gente no mata a sus bufones. Son crueles con ellos, les asustan, les roban, pero no los matan.

Yo, Claudio tuvo una conocida y exitosa adaptación televisiva en 1976 para la cadena británica BBC de la mano de Herbert Wise, con Derek Jacobi en el papel de Claudio.

En definitiva, a pesar del tiempo que ha pasado desde su publicación, Yo, Claudio no ha perdido ni un ápice de su fuerza y de su interés, siendo una obra de las que se disfrutan degustando cada frase, cada palabra, y nunca es tarde para recordarla y, por supuesto, para recomendarla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.